28 de agosto de 2008

"BandStocks: Invertir en tu Grupo Musical o Artista Favorito"

Bandstocks es una página web que ofrecerá la posibilidad de que seguidores de un artista o grupo musical financien a sus ídolos. Es decir, la última idea para combatir la deriva del sector discográfico es que el propio fan invierta en sus estrellas.

Este ocurrente idea para comercializar música, ha sido ideada por un abogado especializado en negocios musicales y apoyada por el fundador de la red social online Friends Reunited, y se presenta como un nuevo modelo de financiación que podría proporcionar a los artistas una alternativa a los grandes sellos. De momento, sólo se ofrecen nombres emergentes.

El trato funcionaría así:

- La empresa ofrece al público la compra de una acciones de 10 libras (12,5 euros) sobre su artista favorito.

- En el momento en que la cantidad reunida supere una cifra fijada, por ejemplo, 100.000 libras (125.000 euros), el dinero se emplearía para grabar un álbum.

- Los inversores/fans obtendrán una copia del álbum, su nombre será incluido en la carátula del CD y recibirán un porcentaje de los beneficios de ventas. Además, también tendrán prioridad en la reserva de entradas y la oportunidad de comprar ediciones limitadas.

Por su parte, el artista conseguirá un mayor porcentaje de beneficios que en un contrato con un gran sello discográfico, y también logrará mayor libertad y control del copyright.

Los impulsores de la idea esperan que, si tiene éxito, los artistas volverán a editar más discos siguiendo el mismo programa. El éxito o fracaso dependerá del que atraiga una cantidad de financiación suficiente por parte del público.

La web, que está respaldada por la inversión de The Vinyl Company, una empresa de producción y distribución de discos y que ha sido desarrollada durante cuatro años, se ha presentado con dos artistas: FrYars, un cantautor de 19 años que ha sido comparado con Nick Cave y Rufus Wainwright, y Jersey Budd, otro autor de quien se dice que ha rechazado ofertas de grandes sellos para trabajar con Bandstocks.

Como se puede ver, de nuevo Internet nos demuestra que las posibilidades para encontrar nuevas vías de hacer negocios, son infinitas. Todo es cuestión de ser imaginativo, y saber llevarlas a cabo.

27 de agosto de 2008

"VideoGames & Higher Profit: Aumento de Beneficios gracias a Videoconsolas"

Curioso análisis de The Economist sobre la relación entre “los videojuegos y el aumento de los beneficios de una empresa”:

As the Democratic National Convention got underway in Denver yesterday, so, too, did a novel attempt to drum up interest in the American electoral process. Microsoft has tweaked its Xbox video-gaming consoles so that they can be used to register to vote in the presidential election and to participate in opinion polls and online forums.

Part of an initiative to boost youth participation in this year’s election, Microsoft’s move shows how gaming technology can have an impact far beyond the narrow confines of a display screen. In a forthcoming book called “Changing the Game”, David Edery and Ethan Mollick argue that many skills and lessons from the gaming world are applicable in the business world. The smartest firms, the authors argue, will not only allow game-playing in the workplace, but will actively encourage it.

To CEOs who throw a tantrum every time they catch someone playing solitaire on an office PC, or who consider video games to be the exclusive preserve of pasty-faced teens, that may sound like daft advice. It may also smack of bias coming from Mr Edery, who happens to be in charge of game planning for Xbox’s Live Arcade online-gaming system. (Mr Mollick is an academic at MIT’s Sloan School of Management). But there are good reasons to think that he’s right.

Much (electronic) ink has already been spilt about boosting sales through online promotional games. These “advergames” have become a staple of viral marketing campaigns for firms such as Burger King and Intel. Intel’s “Silicon Commander”, for instance, lets users manoeuvre a fleet of robots through a host of IT-related dangers. Players advance more easily by upgrading their fleet to “Pro” models—which happens to be the name of a processing technology developed by Intel.

Admittedly, game-based marketing has had its downs as well as ups. Many marketing efforts in virtual worlds such as Second Life have flopped. But to judge the potential value of gaming to business solely on the basis of its ability to promote products is to miss the bigger picture. According to Messrs Edery and Mollick, by making work more fun and by allowing firms to tap into wisdom beyond their walls, game playing can dramatically improve both productivity and bottom lines.

To see why, consider one of the things it takes to become an ace at, say, World of Warcraft, a hugely popular online fantasy game inhabited by griffins, trolls and other mythical creatures. To make progress inside the game, players must engage in “grinding”—gamer-speak for performing a repetitive task, such as slaying a monster, many times over.

What makes people, both young and old, want to sit for hours in front of a screen, clicking away on their consoles? The answer, say the authors, is status and friendly competition. Games that track players’ progress against their previous achievements, or against those of others, can make grinding seem like—well—less of a grind.

Staging in-house competitions to boost productivity is hardly novel. But gaming technology can make competition more enjoyable. Take Microsoft’s own experience. Before it releases a new version of its Windows operating system, it asks staff to help debug the software by installing and running the system. In the past, project managers had to spend a great deal of time and effort persuading busy Microsoftees to help them with this boring task. So for Windows Vista, the system’s latest incarnation, Microsoft created a game that awarded points for bug-testing and prizes such as wristbands for achieving certain goals. Participation quadrupled.

Gaming also promotes community building. Popular games can attract hundreds of thousands of user-group members, who swap notes and develop their own modifications (or “mods”). In many cases, such as The Sims—the most popular computer game of all time (in terms of copies sold), which allows players to control a household full of people with very human attributes—these mods have deepened customers’ attachment to the product.

The authors argue that firms in other industries should look to video-gaming companies for inspiration when it comes to managing their own communities. They point out that good gaming firms must learn the language and rules of different customer groups, appointing staff to engage with them. They also offer prizes that encourage creativity, as well as tools and support that make it easier for users to come up with mods, while discouraging unwanted innovation. The resulting software can help predict what future products might succeed.

The gaming industry also offers examples of what not to do. In 2006 CCP, an Icelandic company that makes EVE Online, a game that lets teams of players fight epic online battles over virtual star systems, got a rocket from its users when it emerged that an employee had been giving special help to a particularly powerful team.

Mods can have cons too, notably when hackers exploit them. Sometimes mischief-makers can go a step further, creating new contents from scratch. Spammers have created an online game to get around CAPTCHA, the bot-catching test that requires people to read then type weirdly distorted letters when, say, registering for a free online account or other service. Their game involved a scantily clad virtual model removing an article of clothing each time a user identified a distorted word—which, unbeknown to the player, was a CAPTCHA from another website. Thanks to this, the spammers got others to help them create new e-mail accounts from which to send their junk.

Such hiccups aside, the evolution of gaming technology has definitely given companies the ability to create virtual sandboxes that can provide a competitive edge. So executives who still insist on all work and no game play won’t just be running dull workplaces; they will also be running less profitable ones too.

"iTunes: Reinvención de Apple y Liderazgo del Ocio Digital"

Cualquiera puede ver que Internet se ha convertido en una nueva plataforma global para hacer negocios, y por tanto, algunos han sabido sacarle rendimiento a esta nueva tecnología. Entre éllos sin duda destacaría Apple, una empresa que se ha reinventado a sí misma, pasando de comercializar los minoritarios Mac, a estar en la vanguardia del entretenimiento digital, especialmente gracias al iPod y al iPhone.

No obstante, la clave del éxito de estos dos productos se encuentra en la tienda de música online de Apple: iTunes. El 28 de abril de 2003, el presidente de Apple, Steve Jobs, presentaba al mundo su “iTunes Store” con una oferta de 200.000 canciones. En tan solo cinco años se ha convertido en la mayor tienda de música de Estados Unidos con 50 millones de usuarios y uno de los catálogos más completos del mundo con 6 millones de canciones.

En este tiempo, iTunes ha vendido 4.000 millones de canciones (batiendo el record en las Navidades pasadas, en las que en un solo día, se vendieron 20 millones de canciones). Pero en realidad, Jobs nunca ha tenido intención de hacer negocio con la música: cada canción cuesta 0,99 euros que se destinan a pagar los derechos de autor. El negocio que verdaderamente le interesa a Apple es el del hardware, o dicho de otra forma los iPods, el reproductor que se ha convertido en un icono de la música digital y de los que la compañía ha vendido 110 millones de unidades en todo el mundo.

El rendimiento que está sacando Apple a su negocio de ocio digital va mucho más allá de los iPods. Su entrada en la música digital fue la puerta de entrada a nuevas áreas de negocio como la telefonía móvil con el iPhone, y por el que ha recuperado posiciones hasta en su negocio tradicional, tanto en lo equipos de sobremesa como en los portátiles.

Jobs se reunió una a una con las cinco multinacionales del disco para convencerles de que era posible vender música en Internet de una manera legal, pues hasta entonces, las discográficas se resistían a poner en Internet sus productos, y cuando lo hacían, había tantas restricciones en las descargas que sus iniciativas resultaban un auténtico fracaso.

Fue Apple quien convenció a Sony, EMI, Universal, Warner y BMG para poner sus obras en su tienda, ofreciéndoles una garantías para que las canciones descargadas no pudiesen copiarse hasta el infinito. De esta forma, las discográficas conseguían un nuevo modo de distribuir sus productos, consiguiendo jugosos beneficios, a la par que Jobs convertía el “iPod en la estrella tecnológica del entretenimiento digital”.

Actualmente, las canciones de iTunes pueden reproducirse hasta en cinco ordenadores, se pueden pasar a un número ilimitados de iPods, y pueden grabarse en todos los CDs o DVDs que se desee. Este un margen de uso más amplio que el de hace cinco años, aunque no es suficiente a ojos de los usuarios, que quieren tener libertad total para escuchar donde quieran un contenido por el que han pagado. Las canciones de iTunes sólo se pueden escuchar en reproductores de la marca.

No obstante, y ante las quejas de los consumidores por las restricciones a la portabilidad de esas canciones, y sobre todo al DMR (sistema anticopia), Apple ha vuelto a lanzarse a la piscina, y ha creado “iTunes Plus”, una versión de la tienda nacida a raíz de una alianza con EMI que vende descargas con un poco más de calidad y libres para ser reproducidas en cualquier reproductor y ordenador.

Y ampliando la oferta de productos de atunes, desde el año pasado, iTunes empezó a dar acceso a algunos programas de televisión y series de momento en Estados Unidos; y a principios de este año, la tienda lanzó un servicio el alquiler de películas. Desgraciadamente, desde Europa no podemos acceder a esos productos, ya que vulneraría los derechos audiovisuales comercializados en el viejo continente.

No obstante, la fórmula de Jobs ha tenido tanto éxito, que Amazon, Myspace o Wal Mart ya han empezado a crear sus versiones de la idea de iTunes.

26 de agosto de 2008

"¿Es el Dinero la Causa de todos los Males del Hombre?"

Siempre ha habido personas que han afirmado que “el dinero es la causa de todos los males”, y en épocas de crisis económica, como la actual (aunque haya por ahí cierto “colectivo de personas de Inteligencias Suavemente Desaceleradas” que no la vean… o no la quieran ver), estas teorías captan más adeptos, ya que llegan a la simplista concepción de que “en un mundo sin dinero, no habría problemas económicos”. Suena tan simplista como idílico, a la par que falso. Por ello, hoy voy a poner una interesante reflexión de Peter Singer (profesor en la Universidad de Princeton) al respecxto:

Cuando la gente dice que “el dinero es la raíz de todos los males”, generalmente no se refiere al dinero en sí mismo. Al igual que San Pablo, de quien proviene la cita, hablan del amor al dinero. ¿Puede el dinero mismo, independientemente de nuestra avaricia, representar un problema?

Karl Marx así lo creía. En los Manuscritos económicos y filosóficos de 1844 , una obra de su juventud que permaneció sin publicar y desconocida en gran medida hasta mediados del siglo XX, Marx describe al dinero como “el agente universal de separación” porque transforma las características humanas. Marx escribe que un hombre puede ser feo, pero si tiene dinero puede comprarse “las mujeres más hermosas”. Presumiblemente, sin dinero se necesitarían cualidades humanas más positivas. Marx pensaba que el dinero nos enajena de nuestra naturaleza humana y de nuestros congéneres.

La reputación de Marx se vino abajo cuando resultó evidente que se había equivocado al predecir que una revolución de los trabajadores traería una nueva era con mejores condiciones de vida para todos. Por ello, si sólo tuviéramos sus opiniones sobre los efectos enajenantes del dinero, podríamos ignorarlo como elemento de una ideología equivocada. Pero las investigaciones de Kathleen Vohs, Nicole Mead y Miranda Goode que se publicaron en 2006 en la revista Science indican que podría haber algo de cierto en las afirmaciones de Marx.

En una serie de experimentos, Vohs y sus colegas idearon formas de hacer que la gente pensara en el dinero sin pedírselo explícitamente. Dieron a algunas personas la tarea de ordenar un conjunto de letras para formar frases que resultaban estar relacionadas con el dinero. A otras les pusieron cerca fajos de billetes del juego Monopolio. A otro grupo le mostraron un protector de pantalla con diversas denominaciones de dinero. Otras personas elegidas al azar formaron frases que no tenían que ver con el dinero, no vieron los billetes del Monopolio y miraron protectores de pantalla diferentes. En todos los casos, las personas a las que se había inducido a pensar en el dinero –llamémosles el “grupo del dinero”—se comportaron de manera distinta a las del grupo que no había sido expuesto.

  • Cuando se les dio una tarea difícil y se les dijo que podían pedir ayuda, los miembros del grupo del dinero tardaron más en pedirla.
  • Cuando se les pidió ayuda, las personas del grupo del dinero dedicaron menos tiempo a hacerlo.
  • Cuando se les pidió que acercaran sus sillas para hablar con otra persona, los del grupo del dinero dejaron más espacio entre las sillas.
  • Cuando se les pidió que eligieran una actividad recreativa, los del grupo del dinero eligieron con más frecuencia una actividad que podía realizarse a solas y no una en la que participaran otras personas.
  • Por último, cuando se invitó a las personas del grupo del dinero a que donaran parte de lo que se les había pagado por participar en el experimento, dieron menos que quienes no habían sido inducidos a pensar en el dinero.

Los recordatorios triviales sobre el dinero significaron una diferencia sorprendente. Por ejemplo, mientras que el grupo de control estaba dispuesto a dedicar un promedio de 42 minutos ayudando a alguien a realizar una tarea, a quienes se indujo a pensar en el dinero sólo ofrecieron 25 minutos. Igualmente, cuando alguien que fingía ser otro participante del experimento pedía ayuda, el grupo del dinero sólo dedicó la mitad del tiempo a hacerlo. Cuando se les pidió que donaran parte de sus ganancias, el grupo del dinero dio apenas poco más de la mitad de lo que dio el grupo de control.

¿Por qué el dinero hace que estemos menos dispuestos a pedir o dar ayuda o incluso a sentarnos cerca de los demás? Vohs y sus colegas sugieren que a medida que las sociedades comenzaron a utilizar el dinero, la necesidad de recurrir a familiares y amigos disminuyó y las personas lograron ser más autosuficientes. “De esta manera”, concluyen, “el dinero fomentó el individualismo pero disminuyó las motivaciones comunales, un efecto que aún se percibe actualmente en las respuestas de las personas”.

Esa no es una gran explicación de por qué el que se nos recuerde el dinero afecta tanto nuestro comportamiento, dado que lo utilizamos todos los días. Parece que hay algo más que no entendemos por completo.

No estoy pidiendo que volvamos a la vida más sencilla del trueque y la autosuficiencia. El dinero nos permite comerciar –y así beneficiarnos de las capacidades especiales y ventajas mutuas. Sin dinero seríamos mucho más pobres y no sólo en un sentido financiero.

Pero ahora que estamos conscientes del poder de aislamiento que puede tener el sólo pensar en el dinero, ya no podemos creer que su función es completamente neutral. Si, por ejemplo, una organización local de padres de familia quiere construir un parque de juegos para sus hijos, ¿debe pedir a sus miembros que realicen el trabajo de forma voluntaria o debe emprender una campaña para recolectar fondos a fin de poder emplear a un contratista?

La propuesta del economista de Harvard Roland Fryer de pagar a los estudiantes pobres que obtengan buenos resultados en la escuela es otra área donde el uso del dinero es discutible. Si el dinero fuera neutral, esto sería cuestión simplemente de ver si los beneficios de utilizarlo son mayores que los costos financieros. Frecuentemente así es –por ejemplo si los padres de familia no tiene las capacidades necesarias para construir un parque de juegos adecuado. Pero sería un error suponer que dejar que el dinero predomine en todas las esferas de la vida no tiene otros costos difíciles de expresar en términos financieros.

25 de agosto de 2008

"Ranking de los Reyes Más Ricos del Mundo"

Dado el interés que este blog siempre ha mostrado por los temas económicos, no podíamos dejar pasar la oportunidad de comentar “la lista de los reyes más ricos del mundo”, para ver la “extraña relación” que existe entre “las monarquías autoritarias y la acumulación de riqueza por los gobernantes”. Aquí va el “ranking de los reyes más ricos del mundo”:

1- Encabezando el ranking de fortunas reales figura el monarca de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, con un patrimonio estimado en 35.000 millones de dólares (23.600 millones de euros), que incluye la propiedad de 3.493 hectáreas en Bangkok y acciones en la cementera nacional Siam Cement y en el banco Siam Commercial.

2- En el puesto número dos se sitúa el presidente de Emiratos Arabes Unidos y emir de Abu Dhabi, jeque Khalifa Bin Zayed Al Nahyan, con un capital estimado en 23.000 millones de dólares (15.500 millones de euros), procedente en su mayor parte de los ingresos petroleros.

3- El octuagenario rey saudí, Abdulá bin Abdulaziz, ocupa la tercera posición con una fortuna de 21.000 millones de dólares (14.200 millones de euros), alimentada por los aproximadamente 1.000 millones de dólares diarios que ingresa el país por las exportaciones de petróleo.

4- Le sigue de cerca el sultán de Brunei, Haji Hassanal Bolkiah, quien encabezaba la lista el año pasado. Con un patrimonio estimado en 20.000 millones de dólares (13.500 millones de euros) procedente de las reservas de petróleo y gas del país, es, junto con el rey de Marruecos, Mohammed VI, el único soberano que hoy es algo menos rico de lo que fue el año pasado. La razón de las pérdidas del sultán se encuentra en el descenso de la producción de barriles de crudo en su país.

5- El primer ministro de Emiratos Arabes Unidos y emir de Dubai, jeque Mohammed bin Rashid Al Maktum, con una fortuna de 18.000 millones de dólares, se sitúa en quinta posición.

6- A una distancia considerable el Príncipe Hans Adam II de Liechtenstein, con unos bienes de alrededor de 5.000 millones de dólares (3.400 millones de euros) que debe principalmente al negocio familiar, el banco LGT, aunque también posee 20.000 hectáreas en Australia y varios palacios del siglo XVII en el centro de Viena.

7- Después el emir de Qatar, Hamad bin Khalifa Al Thani, con una riqueza estimada en 2.000 millones de dólares.

8- Llegamos a Mohamed VI de Marruecos, con una fortuna calculada en algo más de 1.000 millones de euros que se reduce con respecto al año anterior como consecuencia de la ralentización del crecimiento económico de su país.

9- Alberto de Mónaco ocupa la novena plaza con unos bienes estimados en más de 940 millones de euros y que incluyen su participación en el famoso Casino del principado.

10- La reina Isabel II de Inglaterra, con un patrimonio de casi 440 millones de euros que incluye varias propiedades en Inglaterra y Escocia y una colección de sellos heredada de su abuelo. El Palacio de Buckingham y las Joyas de la Corona no forman parte de su riqueza, ya que pertenecen al Estado.

11- Detrás de la reina Beatriz de Holanda (con 200 millones de euros).

12- Cierra la lista el rey Mswati III de Suazilandia, con un patrimonio de 135 millones de euros.

23 de agosto de 2008

"VicePresidente de Obama: Joseph Biden será el Candidato Democrata a VP en las Elecciones USA 2008"

Joseph Biden, veterano senador por Delaware y presidente del Comité de Exteriores del Senado, fue designado hoy candidato a vicepresidente por el demócrata Barack Obama. El nombramiento fue confirmado por distintas cadenas de televisión de EEUU esta madrugada, poco después de la una, hora local (08.00 GMT), y antes de que la noticia pudiera ser transmitida a los seguidores del candidato mediante mensajes de texto enviados a sus teléfonos móviles.

Biden, senador desde hace 35 años y uno de los mayores expertos demócratas en política exterior, aportará a la candidatura de Obama la experiencia internacional que el candidato a la presidencia no tiene, así como un profundo conocimiento de los pasillos del poder de Washington. Extrovertido, buen argumentador y mordaz orador, Biden reúne los “tres requisitos que Obama busca en un compañero de papeleta electoral”:

- Está preparado para ser presidente.

- Será capaz de ayudarle a gobernar.

- Tiene ideas propias.

"Quiero a alguien capaz de retar mis ideas y no simplemente a alguien que diga que sí a todo", aseguró el viernes Obama en unas declaraciones en las que, sin desvelar el nombre del elegido, sí hizo un retrato de la persona con la que quiere compartir las tareas de la presidencia. La designación fue el secreto mejor guardado de Washington hasta la pasada noche cuando se supo que dos de los principales "elegibles", el Gobernador de Virginia, Tim Kaine, y el senador de Indiana Evan Bayh, se habían "caído" de la lista.

Desde ese momento y hasta esta madrugada, todo apuntaba ya a la designación de Biden que, finalmente, se hizo pública en a medianoche del sábado, algo más de doce horas antes de que el candidato demócrata comparezca con su flamante compañero en Springfield, Illinois, en el que será su primer mitin conjunto. Fue precisamente en esta localidad del corazón de EEUU, tierra adoptiva del XVI presidente de los EEUU, Abraham Lincoln, el hombre que abolió la esclavitud en este país, donde Obama lanzó, en febrero del 2007, su candidatura a la presidencia.

Springfield será también el comienzo de la verdadera campaña electoral demócrata 2008. Tras esta "presentación en sociedad", ambos senadores tienen previsto realizar una breve gira por los estados electoralmente más difíciles del país antes de recalar en Denver, Colorado, para asistir a la Convención Demócrata que comienza allí el lunes y en la que se oficializarán sus candidaturas.

"Cambio de Imagen del Blog"

Como cualquiera podrá notar, he procedido a darle un cambio a la imagen del blog. Desde su creación ha sufrido diversas modificaciones: desde las originarias y minimalistas plantillas que Blogger proporciona, se avanzó hacia un diseño más personalizado, hasta llegar a la versión actual, bastante más elaborada.

Me he inspirado en Apple porque la filosofía de esta empresa es el “diseño elegante y la eficiencia funcional”·, y al fin y al cabo estas son dos características a las que todos los blogs deberían aspirar.

Por tanto, comienza la época de la Manzana ;)

22 de agosto de 2008

" Tropic Thunder: la Última Película de Ben Stiller: una Comedia Desternillante"

Hace poco se ha estrenado en USA la “última película de Ben Stiller: Tropic Thunder” (aunque en España el título final vaya a ser "Tropic Thunder, una guerra muy perra", poniendo de manifiesto, una vez más, el patetismo de ciertos "profesionales" a la hora de titular films). En élla, “Stiller debuta como director de cine”, y sin duda, debo decir que tras haberla visto, la conclusión no puede ser otra que: “es una película para morirse de risa”. Si alguien quiere pasarse hora y pico de carcajada continua, este film es la receta adecuada.

En élla se nos cuenta la historia de un grupo de actores mal avenidos que estaban rodando una película sobre la guerra del Vietnam (una parodia patética de Rambo). Y dado el mal ambiente de la producción, y la descoordinación general, acaban produciendo una explosión de 4 millones de dólares, cuando ni se estaba rodando.

Fruto de tal desastre, el autor de la novela en que se inspiraba la película, decide dejar al director y los protagonistas, en mitad de la jungla, habiendo instalado previamente diversas cámaras ocultas. Con ello se pretende que se conviertan en una “verdadera unidad de combate”, que les permita realizar después su interpretación. Además, el escritor, les ha puesto diversas pruebas en el camino, que el grupo de artistas debe superar para poder volver a casa.

En principio parece una idea genial, pero la cosa se complica cuando en mitad de esa jungla aparece una guerrilla narcotraficante dirigida por un niño de 10 años ( “The Flamming Dragon”). Al principio piensan que se trata de alguna de las pruebas orquestadas por el escritor, pero tras el secuestro de Stiller por ese grupo, se dan cuenta de la realidad, y sus compañeros inician un rescate.

Además de un ingenioso argumento, cuenta con un importante elenco de actores:

- Ben Stiller como Tugg Speedman: el protagonista. Un actor malísimo que está sobrevalorado, y que ha hecho películas clasificadas entre las peores de la historia del cine (entre éllas una en la que interpretaba a un retrasado mental que dejaría a Forest Gump a la altura de un Premio Nóbel).

- Robert Downey Jr. como Kirk Lazarus: actor australiano, que suele interpretar a afroamericanos, y un seguidor absolute de la “teoría del método interpretativo

- Jack Black como Jeff "Fats" Portnoy: comediante patético que hace reír con sus gases intestinales, y adicto a la heroína.

- Nick Nolte como John "Four Leaf" Tayback: es el escritor del libro en el que se basa la película.

- Matthew McConaughey como Rick "Pecker" Peck: el agente de Tugg Speedman's.

- Tom Cruise como Les Grossman: implacable productor ejecutivo que no tendrá reparos en mantener la política americana de “no negociar con terroristas” cuando la guerrilla narco le pide un rescate por Tugg. Tiene una batalla permanente con McConaughey .

- Brandon Soo Hoo como Tran: el niño al mando de la guerrilla narcotraficante Flaming Dragon.

Como he dicho anteriormente, esta película está totalmente recomendada para los que quieran ir al cine y disfrutar de una sesión de comedia permanente. Es sencillamente una comedia divertidísima.

"Asientos Más Seguros del Avión en Caso de Accidente Aéreo"

Tras el “accidente de avión de Spanair en Barajas”, han empezado a surgir como setas estudios y debates que tienen como objeto contestar a la mágica pregunta: “¿cuál es el asiento más seguro de un avión en caso de accidente?”

La pregunta es muy sencilla, sin embargo, responderla no lo es tanto, ya que no existen criterios fehacientes que demuestren que un pasajero esté más protegido en uno u otro asiento.

De hecho, en las últimas horas, especialistas en Ingeniería Aeronáutica han asegurado que los aviones antiguos no tienen por qué ser más seguros que uno que acabe de salir de fábrica, sino que la única diferencia entre ellos reside en la innovación tecnológica y en el mantenimiento más o menos exhaustivo que la compañía realice de las aeronaves.

Aunque no se pueda hablar de pruebas científicas acerca de 'los lugares seguros', la Universidad de Greenwich publicó un estudio basado en datos estadísticos sobre la materia. Los investigadores, bajo la supervisión de especialistas de Aviación Civil del Reino Unido, tomaron de referencia 105 accidentes aéreos con más de 2.000 supervivientes.

Los resultados del estudio, publicados por los diarios británicos The Times y Dayly Mail que “los asientos que cuentan con un mejor promedio de supervivencia son los situados justo en la fila de las salidas de emergencia y los de la fila de delante y de detrás”. También señalan como más seguros los lugares “situados en la parte frontal y los de pasillo”, por la posibilitar una mayor rapidez de movimiento en caso de emergencia.

A continuación, el artículo completo de The Times:

“It is the question that most nervous flyers ask themselves whenever they board an aircraft: where is the safest place to sit? The answer is now much clearer after an exhaustive study of 105 accidents and personal accounts from almost 2,000 survivors of how they managed to escape from crash landings and onboard fires.

For the best chance of getting out alive from a burning aircraft, people should choose an aisle seat near the front within five rows of an emergency exit.

Commissioned by the Civil Aviation Authority and carried out by Greenwich University, the study found that the seats with the best survival rate were in the emergency exit row and the row in front or behind it. Between two and five rows from the exit, passengers still have a better than even chance of escaping in a fire but “the difference between surviving and perishing is greatly reduced”.

The most dangerous seats are those six or more rows from an exit. The study says: “Here, the chances of perishing far outweigh those of surviving.”

Passengers sitting towards the front of the aircraft had a 65 per cent chance of escaping a fire, while the survival rate for those at the rear was 53 per cent. The survival rate in aisle seats was 64 per cent, compared with 58 per cent for other passengers.

A transport safety group said that the findings called into question the increasing trend among airlines for charging passengers extra for exit seats, which have more legroom, or allowing people to select seats online.

One of the fatal accidents analysed in the study was the disaster at Manchester airport in 1985, when 55 people died on a British Airtours Boeing 737 after it caught fire. The majority of those who died were sitting well away from a usable exit. The fire, caused by an exploding engine that punctured a fuel tank in the wing, engulfed one side of the aircraft and prevented escape from several exits.

The study found that the passengers who died were on average sitting more than twice as far away from a usable exit as those who survived. Some of the dead, most of whom were killed by toxic fumes, were sitting 15 rows from the nearest usable exit.

Under international air safety regulations, aircraft must undergo an evacuation test to demonstrate that everyone on board can escape within 90 seconds when half the exits are blocked.

But the study found that this test was flawed because it failed to take sufficient account of people's behaviour in an emergency. It said the tests assumed that no one on board had any “social bonds” with other passengers. Analysis of behaviour in real emergencies showed that many passengers delayed their escape to help friends or relatives. People travelling with colleagues, however, appeared to focus on their own survival and head straight for the exit.

Another flaw with the tests was that people were much more willing to comply with directions from cabin crew under experimental conditions than in real danger. Crew are trained to prevent congestion at exits by directing people to a less busy exit. The study said: “In real emergency situations, where passengers may have a choice of directions in which to escape, they may ultimately ignore crew commands and attempt to use their nearest exit.” The survival instinct also tended to result in selfish acts that could delay evacuation, such as people climbing over seats to jump the queue for the exit.

Robert Gifford, director of the Parliamentary Advisory Council for Transport Safety, said the study “shows your choice of seat on a plane really can be a matter of life or death. Your chance of survival should not be based on your ability to pay for an emergency exit seat or to reserve your seat online.”

Mr Gifford said airlines should consider putting families and elderly people near the exits. They might not be allowed to sit in the exit row, however, because regulations require passengers in those seats to be fit enough to help to open the door.

Virgin Atlantic charges £50 or £75 one way for a seat in an exit row, but they can only be booked at the airport once the passenger has been seen by airline staff”.

21 de agosto de 2008

"Lista de Pasajeros del Accidente Aéreo de Spanair en Barajas"

Tras el “Accidente Aéreo del Vuelo de Spanair en el Aeropuerto de Barajas”, ya se han podido obtener datos suficientes sobre los ocupantes de dicho vuelo, por lo que “Spanair ha publicado las listas de pasajeros del vuelo JK 5022”. En consecuencia creo imprescindible que este blog muestre su solidaridad a todas las víctimas:


































































































































































Ideas Libérrimas - 2008 -