19 de agosto de 2007

"Expansionismo Chavista sobre Latinoamerica"



No hay duda de que en los últimos años, un personaje tan funesto como Hugo Chávez ha acrecentado considerablemente su poder y su influencia, especialmente a escala latinoamericana. Y es que la lluvia de millones procedentes del petróleo, unidas a sus deseos de protagonismo, y a la necesidad de sustituir al afortunadamente moribundo Castro como “líder de la izquierda” latinoamericana, han hecho que este populista hay intentado extender sus tentáculos sobre el mayor número de países posibles. Así, podemos observar:

México: en un descarado intento de influir en las elecciones, mostró un apoyo a López Obrador, frente al que finalmente resultaría vencedor, Calderón. Y es que durante meses en México el tema de cada día era la ayuda económica chavista recibida por el primero, la cual le ha permitido seguir su “campaña de un gobierno paralelo”, aún después de que el Tribunal Electoral declarara su derrota. NO cabe duda de que el país azteca es un caramelo demasiado apetitoso para dejarlo escapar: es el que tiene mayor número de hispanohablantes, es parte del NAFTA, y está a las puertas de USA, lo que lo convierte en la presa ideal para golpear al “gran demonio norteamericano”.

De lo que no se ha dado cuenta Chávez es que desde que México firmó el NAFTA, y gracias a Zedillo primero, y a Fox después, este país se ha convertido en una de las economías más sólidas de Latinoamérica, junto con Chile.

Chile: otro ejemplo de que haciendo políticas sensatas, gobernantes de izquierdas, como Lagos, y ahora Bachelet, se puede conseguir un progresivo crecimiento económico, una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, y unas magníficas magnitudes macroeconómica ( ¡una deuda externa del 15% del PIB! Sus vecinos argentinos matarían por algo así). No obstante, dadas las carencias energéticas de este país andino, las tentadoras ofrendas de Petróleos de Venezuela pueden suponer una irresistible tentación, aunque dudo que un país que demoniza las dictaduras (tras la horrible experiencia pinochetista) vaya ahora a dejarse caer en el “estilo de democracia bolivariano”.

Colombia: desde hace años se sospecha que Chávez ayuda financieramente a las FARC, y también que buena parte de esos 100.000 fusiles que le compró a Rusia han ido a parar a la guerrilla colombiana. Y es que un país que bajo la mano de hierro de Uribe se ha caracterizado por una feroz lucha antiterrorista, y una alianza incondicional con la Casa Blanca, es un “grano” demasiado irritante para el “gran populista”. Así, el pan nuestro de cada día en el país de Juan Valdés es que su vecino venezolano se encargará de financiar a cualquier candidato “más afín” a los intereses del patriarca Hugo en las próximas elecciones presidenciales.

Perú: en un vomitivo ejercicio de intervencionismo en unas elecciones democráticas, llegó a decir que si ganaba Alán García, Venezuela rompería relaciones diplomáticas con Perú, llegando a calificar a García de “embustero, ladrón, irresponsable y demagogo”. ¿Se puede ser más impresentable? Los peruanos creyeron que debían tener la posibilidad de elegir a sus gobernantes en plena libertad, y sin amenazas solapadas de este bufón con tintes autoritarios, por lo que votaron abrumadoramente a García ( y tiene mérito la cosa, porque se trata de un político que demostró su incapacidad absoluta para dirigir un país cuando ocupó la presidencia en los años 80). Perú es hoy uno de los “países que resisten la tentación”, pero siempre pesa sobre el mismo la amenaza de los cantos de sirena chapistas. Muestra reciente de lo anterior es que tras el terremoto que acaba de asolar Perú, han aparecido miles de latas de atún de la "solidaridad venezolana", y casualmente tienen las caritas de Chávez, y de su protegido peruano, Humala. Esa manera de hacer populismo y aprovecharse de las tragedias ajenas para ganar popularidad es.... ¿Vomitivo verdad?

Ecuador: aupando al candidato Correa a la presidencia, Chávez se ha asegurado otro fiel lacayo que ejecute sus políticas antiamericanas en la región. Así, un país caracterizado por una inestabilidad política descomunal, y por una nefasta gestión económica continuada, en su día tuvo que adoptar el dólar norteamericano como divisa, para solidificar algunos de los pilares básicos de su economía. Pues bien, el señor Correa ha criticado duramente esta medida, aunque por el momento no le queda más remedio que aguantarse. No obstante, ya ha manifestado su alianza con Chávez poniendo a su país a las puertas del ALBA, y haciendo gestos antiamericanos (recientemente ha afirmado que no renovará el acuerdo para que USA mantenga una base aérea utilizada en la lucha contra el narcotráfico internacional). ¿Acaso no se da cuenta de que Ecuador necesita estabilidad, en lugar de embarcarse en la aventura onírica de un populista megalómano?

Bolivia: es el gran aliado de Chávez, junto a Fidel. Evo Morales ha pasado de ser un populista líder opositor, a un pésimo gestor del país. Y es que es muy fácil realizar ceremonias indígenas, y poner de moda su famoso jersey entre los progres del mundo, pero a un gobernante se le debe exigir buena gestión, que hasta ahora brilla por su ausencia en Bolivia. Siguiendo los tintes chapistas, se ha embarcado en una reforma constitucional no exenta de polémica, que solamente puede llevar al país a un régimen de mayor déficit democrático, y por descontado, a un batacazo económico sin precedentes ( y eso en un país con uno de los PIB más bajos de Latinoamérica, ya es decir).

Como se puede observar, el presidente venezolano trata de convertirse en el “nuevo líder continental”, y su maquiavélica política exterior basada en “comprar voluntades a base de petrodólares” le ha dado buenos resultados. Y es que es fácil aceptar ese caramelo (aunque esté envenenado), pues si algo caracteriza a Latinoamérica, es una clase dirigente nefasta, especializada en hacer mucho populismo, y una pésima gestión de la res pública. Ante este panorama, tiene cierta “lógica” el auge de personajes como Chávez, aunque a largo plazo las consecuencias pueden ser funestas. ¿Alguien se atrevería a especular cómo quedarían esos “países aliados de Chávez” si el grifo de petrodólares se cierra súbitamente? ¡Venga, se admiten opiniones al respecto!

14 comentarios:

dioliuy dijo...

Pero si tu mejor que nadie sabes que con dinero se compra todo, incluyendo politicos latinos. Chavez solo hace lo normal en su posicion.

pretinama dijo...

Quiere ejercer de nuevo emperador de facto, y lo va a conseguir mientras pueda seguir pagando. Supongo que quiere sustituir a EEUU como país de referencia en el subcontinente, y como todos odia a Bush, y sienten simpatías por la izquiera, es posible que lo consiga.

Anónimo dijo...

Claro, seguro que tu prefieres que sea EEUU los que manden en toda Latinoamerica. Chavez ha sido elegido democraticamente, y si trata de hacer que otros paises se libren de la tirania de Bush, hace bien!!!!!

prosergetai dijo...

¿Has visto las latas de atún de Chávez y Humala en el desastre de Perú? Confirman al 100% lo que has dicho. tarta de comprar simpatías en toda Latinoamérica haciendo un populismo y un oportunismo descarado.

Clausius dijo...

Lo que pasa es que es complicado saber cómo evolucionará el panorama. Te recomiendo que busques programas de tv de un periodista peruano afincado en Miami que se llama Jaime Bayly. En youtube hay bastantes vídeos suyos. Están graciosos, y dedica tiempo al gorila de vez en cuando.

Lole dijo...

Es que Chávez se preocupa o finge preocuparse por los habitantes de su continente bastante mejor que Bush.

Las latas de atún esas pueden parecerte vomitivas, serán populistas y oportunistas, pero llenan el estómago de los necesitados, lo que siempre es algo.

Adamantio dijo...

Lole, USA es el país que más ayuda económica al desarrollo destina en todo el mundo, y sus aportaciones en catástrofes naturales suelen ser muy cuantiosas.

Si lo circunscribes a la "batalla de la imagen", no cabe duda alguna de que un populista como Chávez la puede ganar, especialmente entre gente que habla su mismo idioma y que tiene un bajísimo nivel cultural.

USA, y otros muchos países también envían latas, pero tienen la decencia de no usarlas como arma propagandística. Contesta a esto: ¿qué dirías si se repartieran latas de atún con la cara de Bush como muestra de la solidaridad estadounidense?

Chávez simplemente usa una ocasión calamitosa para hacerse autobombo. Es un arma más en su campaña sobre el subcontinente, y un intervencionismo descarado en los asuntos internos de otro país (cosa que rechaza la Carta de la ONU), ya que aunque tragásemos con lo de poner su cara en las latas, me puedes explicar qué pinta también la del líder opositor que perdió las elecciones?

Espero tus respuestas ;)

Martha Colmenares dijo...

Muy excelente el análisis. Me ha dado mucho gusto conocer tu espacio. Zapatero creo que trata de desmarcarse para que no le pase lo mismo que a López Obrador. Te diré, estuve muy cerca de esos hechos cuando las elecciones, no existía ni una foto de ellos, sólo un montaje en Google, pero llegaban por montones los aviones con ayudas desde Venezuela para la campaña de AMLO.
México se salvó de "chiripas" como decimos aquí en Venezuela.
Un abrazo desde Caracas, Martha Colmenares

Lole dijo...

Adamantio. Ni apruebo las campañas publicitarias aprovechando calamidades ni las intervenciones en asuntos internos de otros países. Eso que le quede a usted muy claro.

De la solidaridad institucional del gobierno de USA no tengo constancia.

En cuanto a intervenciones en asuntos internos, los USA tiene una extensa tradición respecto al resto del continente. Y no me consta que las poblaciones de dichos países se hayan beneficiado de dichas intervenciones.
De hecho, el continente sudamericano bien se podría haber unificado políticamente hace décadas. Pero al vecino del norte no le interesa.

Decentes dijo...

El totalitario de Chavez ha elevado la indignidad humana a lo más alto.

Realmente vomitivo la publicidad hecha en los alimentos enviados a Perú, es indecente hacer propaganda política con los cadáveres calientes de miles de muertos.

Saludos

Adamantio dijo...

Varias cosas.

1- Revisa las estadísticas internacionales de ayudas netas a cooperación internacional, y verás el nº 1 que ocupa USA.

2- Suelen destinar ayudas a zonas catastróficas, no solo por solidaridad, sino como medio para librarse de parte de sus excedentes agrícolas, acumulados por sus políticas proteccionistas.

3- Fue Inglaterra quien no quiso una gran "nación sudamericana" en el s.XIX, justo tras la independencia de España. USA trata de crear el ALCA, por lo que sí que le interesa una unión, al menos a nivel comerical.

Lole dijo...

Adamantio. Sin dejar de ser verdad lo que dice usted de Gran Bretaña, revise usted los libros de historia de los dos últimos siglos, concretamente lo referente a la Doctrina Monroe en un primer momento, y después la política del "bastonazo" de T.Roosvelt.

Como usted bien dice, USA busca una unión comercial con el protagonismo y dominio de él mismo. Pero de unión política, nada de nada.

Adamantio dijo...

Bien, la doctrina Monroe fue dictada para impedir la “recolonización” de países europeos sobre los recién emancipados sudamenricanos. Se temía que Austria, Prusia, Rusia o Francia quisieran expandirse, ya que estos países consideraban que no se podía dejar a los exdominios españoles “sin dueño”.

Posteriormente fue consolidada e implementada hasta llegar al “Corolario Rooselvelt” en el que USA se arrogaba capacidad de intervenir si esos países eran incapaces de hacer frente a su deuda externa con USA. Ese fue el inicio del intervencionismo, y mi punto es que, si criticamos el intervencionismo de USA, también deberíamos criticarlo si proviene de Chávez, porque ambos tratan de hacer lo mismo: condicionar la política interna de otros estados en defensa de intereses propios.

Es como lo de las dictaduras: “Pinochet era un dictador y un asesino”, y Castro es un “revolucionario”… Ambos son igual de deleznables.

En el caso venezolano, lo peor es que se trata de expandir una ideología que está condenada al fracaso: si la URSS cayó, ¿cree que va a aguantar Venezuela? Más grave aún, ¿qué ocurriría con esos países si de repente el grifo de petrodólares venezolanos se cierra, tras haber puesto toda su economía a depender de los mismos?

Además, el ALBA no es una unión política, es una unión económica con convenios de colaboración interdisciplinares anexos.

Lole dijo...

Pues en algo estamos de acuerdo. En a ninguno de los dos nos gustan los imperialismos y las intervenciones en otros países.

Ideas Libérrimas - 2008 -