7 de noviembre de 2007

"Explicación General Sobre Inversiones en Deuda Pública o Privada"




Como dije hace un par de días, comienzo una serie de explicaciones sobre los diversos productos financieros que pueden encontrarse en el mercado. Trataré de ponerlo todo de una forma muy simplificada (que hasta Z podría entender). No obstante, debo advertir que mis explicaciones serán genéricas, sin llegar a dar directrices específicas de inversión, ya que a la hora de poner el dinero a buen recaudo, cada inversor debe evaluar sus opciones, según le convenga.



Además, no es aconsejable fiarse de los “consejos financieros gratuitos por Internet”: muchos se forraron durante la burbuja tecnológica haciendo correr rumores sobre un determinado valor, para hacer subir su cotización, vender sus acciones en cotas máximas, y luego dejar que los “ingenuos” sufrieran las minusvalías.



Por tanto, empiezo hoy con Deuda Pública y Privada, en versión general, para pasar en un futuro cercano a un análisis más desmenuzado.



Las emisiones de Deuda son una alternativa de inversión muy habitual: consiste en la adquisición de activos, valores o títulos de deuda emitidos por el Estado, las corporaciones y las empresas públicas (deuda pública) o emitidos por instituciones y empresas privadas (deuda privada).



El inversor que adquiere estos activos financieros tiene unos derechos económicos que pueden concretarse en cualquiera de las siguientes formas y en combinaciones de ellas:



  • Percepción de “rentas periódicas” (con carácter anual, semestral, mensual, etc.) y devolución al vencimiento del desembolso o aportación inicial que realizó el inversor.

  • Percepción del “valor nominal o facial” de los activos en el momento de su vencimiento

  • Amortización, habiendo desembolsado el inversor un importe menor de dicho valor cuando adquirió el activo. Estos activos se denominan genéricamente emitidos “al descuento”.

  • Percepción de rentas periódicas más una cantidad adicional al vencimiento o amortización del activo en concepto de “prima de reembolso”.

  • Percepción de rentas periódicas y descuento en el precio de adquisición como “prima de emisión”.

  • Percepción de rentas periódicas más una “prima de reembolso” y un descuento en el precio de adquisición en concepto de prima de emisión.

  • Otras combinaciones de las formas anteriores, a lo que se añade también la posibilidad de incluir primas de conversión, certificados de opción de compra de acciones, tipos de interés o cupones referenciados, etc.



Por tanto, se puede afirmar que, en general, la mayoría de los activos financieros de deuda proporcionan una “renta fija o predeterminada”, ya sea en forma de intereses, de primas, de valor de reembolso, etc. (o en todas estas formas a la vez) que se conoce de antemano y que percibe su tenedor (el inversor inicial u otro inversor que compró posteriormente estos activos) hasta el momento del vencimiento, amortización, conversión o canje de los activos.



Ahora bien, hay que insistir en que lo único “fijo” en los activos de renta fija, son sus pagos periódicos, pues su precio de venta varía si se realiza antes del vencimiento (por tanto varía la rentabilidad de la inversión) principalmente debido a los movimientos de los tipos de interés del mercado.



Sin duda constituye un producto adecuado para “inversores conservadores”, aunque su rentabilidad suele ser menor que otros “productos financieros de mayor riesgo”. Lo que nos lleva al tema de la “clasificación de valores por el índice de riesgo”, que será tratado en el próximo post sobre economía.




4 comentarios:

julio andradas dijo...

Interesante post.
El problema,adamantio,es que la Bolsa está hoy sujeta a la crisis financiera de las hipótecas,y tanto es así,que las emisiones de Bonos han sido frenados en USA,hasta que el agujeo del Citigroup se cuantifique en su dimensión exacta.

Adamantio dijo...

Bueno, mi objetivo con este (y futuros post) no es de cara a inversiones inmediatas, sino el contestar a un montón de emails que me han pedido ayuda para entender las características de algunos productos financieros. Digamos que es un podo de “didáctica financiera”. No obstante, tienes razón: la crisis sub prime se extiende bastante. Pero es bueno que un inversor sepa las diferentes opciones que tiene, en lugar de aceptar lo que su banco le ofrece a primera vista.

Caballero ZP dijo...

Muy buena idea estas entradas, luego quien meta la pata que no diga que no se le explico. Un saludo.

Duende Crítico dijo...

Gracias por estas lecciones a los que somos ignorantes en el tema.

Un saludo.

Ideas Libérrimas - 2008 -