13 de noviembre de 2007

"Más Productos de Deuda para Invertir"


Siguiendo con la tónica económica de los últimos días, continuo con la “explicación de otros productos financieros en los que invertir”. Hoy tocan más bonos, después de la explicación del tipo básico, e introduzco más obligaciones y pagarés.

Quiero que quede claro que voy poniendo productos según el nivel de conocimiento del público general al respecto, por lo que hoy tocan:



Bonos y obligaciones convertibles.


Son activos que proporcionan la posibilidad de que llegado el momento y en las condiciones pactadas se pueda canjear o cambiar el título por un determinado número de acciones u otros activos financieros emitidos por la empresa (nuevos o antiguos). Hasta la fecha de la conversión, el tenedor del activo obtiene los beneficios generados por un título de renta fija (la obligación), es decir, los ingresos de los cupones o intereses o, en su caso, el obtenido por la venta si enajena el título antes de su vencimiento.



Bonos y obligaciones indiciadas, referenciadas o “indexadas”.


En los bonos u obligaciones indiciadas el importe de los cupones varía total o parcialmente en función de un índice de referencia preestablecido y seleccionado, ya sea bursátil o de carácter económico o financiero, como la inflación y los tipos de interés, lo que da lugar a que este tipo de obligaciones tengan una renta variable. Una modalidad de este tipo de bonos, son los llamados “bonos bolsa” cuya rentabilidad depende de un porcentaje sobre la revalorización del índice IBEX 35 del mercado continuo ( y este año el IBEX ha ganado mucho: son una buena opción).



Pagarés de empresa.


A grandes rasgos, las principales diferencias entre este tipo de activos y los de deuda pública es que pueden tener menor liquidez y, sobre todo, que el riesgo es mayor. Generalmente estos pagarés son emitidos al descuento por grandes empresas. Asimismo el plazo de emisión abarca mayores posibilidades que los títulos de deuda pública a corto plazo y puede ser de uno, tres, seis, doce y dieciocho meses.

Algunas veces se emiten pagarés o bonos con interés flotante (FRN o “Floating Rate Notes”) de tal modo que abonan intereses en función de un tipo o índice de referencia (generalmente con un tope o techo). Este tipo de pagarés es muy habitual en el euromercado.


Mejor dejarlo aquí por hoy, para no saturar con tanto rollo financiero, que “hay que consumir en pequeñas dosis”.

5 comentarios:

Alberto Esteban dijo...

Mmm interesante. El problema es que este tipo de post me recuerdan mi ignorancia enciclopédica. Te seguiremos leyendo.

Saludos

Adamantio dijo...

Es normal que no todo el mundo esté puesto en estas especificidades financieras, pero si a alguien le sirven, aunque solo sea para entender un artículo de la sección de economía, al leer el periódico, me daré por contento.

Anónimo dijo...

Eres como un cursillo por fasciculos

Laura VLC dijo...

Aunque la gente no escriba muchos comentarios, tú sigue, que algunos estamos aprendiendo muchísimo.

Adamantio dijo...

Como he dicho, lo importante es aprender cosas que no suelen ser el tema de conversación diaria

Ideas Libérrimas - 2008 -