11 de noviembre de 2007

"Explicación sobre los Principales Productos de Deuda Pública"



Después de unas nociones generales sobre “inversiones en deuda” en posts anteriores, paso a analizar productos financieros concretos, centrándome ahora en la Deuda Pública. En post futuros también tocaré productos de deuda privada, y algunos que pueden ser tanto de pública como de privada, pero para no complicar la cosa, empiezo con los más conocidos por el público en general:



Letras del Tesoro.


Las Letras del Tesoro son títulos o activos de deuda emitidos “al descuento” con un valor nominal de 10.000 euros, con vencimientos a 3, 6, 12 o 18 meses. No obstante, los dos primeros plazos han sido destinados a los llamados inversores institucionales y para cubrir necesidades puntuales de liquidez del Estado. Estos activos gozan de plena liquidez y garantía y el inversor puede desprenderse de ellos en cualquier momento anterior a su vencimiento, o bien, puede esperar hasta esa fecha.



La rentabilidad de las Letras del Tesoro se determina por la diferencia entre el valor de transmisión o el valor de amortización (que es el valor nominal) y el importe efectivamente desembolsado en el momento de su adquisición o suscripción, que es inferior al valor nominal. Es decir, se compran a un precio más bajo del que aparece en el nominal, y cuando llega su vencimiento, se pueden vender por el precio fijado en el nominal.



Bonos y Obligaciones del Estado.


Los bonos y obligaciones del Estado son activos financieros con un valor nominal de 100 euros que reparten una serie de intereses fijos anuales, denominados cupones, a lo largo de la vida del título. En la deuda pública se suele identificar con el término “bonos” a todos los activos de deuda sin distinción en cuanto a su horizonte temporal o plazo de vencimiento; si bien, se suele reservar la denominación de “obligaciones” a aquéllos títulos que tienen vida o plazo de amortización superior a los 10 años. En España, los bonos se suelen emitir a 3 y 5 años; y las obligaciones a 10, 15 y 30 años.



Por ser el Estado su emisor son títulos que gozan de la máxima solvencia y seguridad, de una buena liquidez y de una rentabilidad carente de riesgo.



“Bonos segregables” o “strips de deuda”.


Un bono segregable es aquel que incorpora la posibilidad de separar los cupones de los títulos de deuda para poder negociarlos por separado del título, a través de los denominados “segregables” o “STRIPS” (del inglés “Separated Trading of Registered Interest and Principal”). Jurídicamente se basa en la separación del usufructo (cupones) y la nuda propiedad (principal). Para llevar a cabo esta operación es preciso contar con la intermediación de entidades financieras especializadas, ya que el Tesoro sólo emite los títulos al completo (sin segregación).



Como cualquiera puede imaginar, estos productos ofrecen la máxima garantía y seguridad para el inversor (dado que son emitidos por España, que goza de la máxima calificación crediticia). Son adecuados para inversores conservadores, que huyen del riesgo, y que quieren sacar una rentabilidad, más pequeña que otros productos como pudieran ser los bursátiles, pero sin peligros. El gran enemigo de estos productos es la inflación, ya que para calcular la rentabilidad real que se va a obtener, hay que descontarle la inflación de ese año.



Por ejemplo, en la última subasta del Tesoro Público de España, se ofertaron:

· Letras a 6 meses - 4,038 %

· Letras a 12 meses - 4,134 %

· Letras a 18 meses - 3,9 %

· Bonos a 3 años - 3,945 %

· Bonos a 5 años - 4,19 %

· Obligaciones a 10 años - 4,643 %

· Obligaciones a 30 años - 4,698 %



En principio parece una buena rentabilidad, pero si les deducimos el 2 – 3% de inflación que se prevé, el resultado es más exiguo del esperado.



No obstante, dado que todo inversor sabio es consciente de que una cartera sana exige diversificación, es conveniente tener parte de nuestras inversiones en algún producto de deuda pública (eligiendo siempre países que ofrezcan las máximas garantías).

8 comentarios:

alexaZGZ dijo...

Muy interesante, pero puede que la economía sea un tem algo complicadillo para la mayoría de la gente. No creo que sepan que existe algo más allá de las acciones de Telefónica.

pepitogrillo dijo...

¿que porcentaje de letras consideras adecuado tener sobre el total de inversiones?

elias1770 dijo...

Invertir a 30 años es de locos. Solo sirve para dejárselo a tus nietos y poco más. En otros países hay mayores rentabilidades.

Anónimo dijo...

Tío, con lo que ha subido la bolsa, en bonos va a invertir Rita

maty dijo...

Elias, los países que dan más rentabilidad es porque tienen mayores riesgos, y lo puedes perder todo.

Arthur Mac dijo...

Si la parte graciosa de esto es que a Adamantio la deuda pública le aburre porque él se pasa haciendo oporaciones bursátiles intradía a todas horas.

Anónimo dijo...

Adamantio, ¡publica una lista de tus inversiones!

Butzer dijo...

Desde luego que no tengo 10000 euros pero si los tuviese...No creo que ahora mismo me los fuese a gastar en Deuda Pública... Aunque está bien saberlo.XD
Un saludo.

Ideas Libérrimas - 2008 -