23 de enero de 2008

"Retrato del Socialismo Español: PSOE vs Manuel Pizarro"



Con el fichaje de Pizarro por el PP se ha levantado un huracán de críticas desde las filas del PSOE hacia el ex-presidente de Endesa, lo que pone de manifiesto que en el fondo, le temen, porque saben que personifica a un ganador.



Podría hacer una comparación crítica de lo que representa el “modelo socialista” y de lo que representa el “modelo que personifica Pizarro”, pero creo que difícilmente pudiera expresarlo mejor de lo que lo hace Pablo Molina en el siguiente artículo:



“El socialismo desconfía del éxito individual producto del esfuerzo porque una sociedad basada en la jerarquía, el mérito, el riesgo personal y la empresarialidad (que así es como los economistas austríacos llaman a la capacidad de todo ser humano para encontrar la forma de satisfacer necesidades ajenas y obtener un beneficio) jamás sería socialista. Para implantar su modelo de sociedad, la izquierda necesita corromper a quienes tienen éxito fuera del cotarro estatal o, si no se dejan, anularlos civilmente a base de declararlos enemigos de "lo colectivo".



Eso es lo que han hecho con el ex presidente de Endesa, y eso es lo que harán cada vez que un ciudadano demuestre con su ejemplo que sólo lejos de las gabelas estatales es moralmente aceptable prosperar. No se trata tanto de que los líderes del PSOE tengan algo personal contra Pizarro (probablemente también), sino de una cuestión de supervivencia política: con medio millón de Pizarros, el socialismo sería inviable en España.



El socialismo es el gobierno de los mediocres y los resentidos. La mezquindad de los Caldera, Blanco, De la Vega y Zapatero no es por tanto cosa de poca importancia, sino la condición moral inevitable de todo el que quiera medrar con éxito en el cotarro de la izquierda. El hombre que se hace a sí mismo, que lucha por superar las adversidades de la vida sin apelar a una supuesta injusticia social sino empleando a fondo su talento, que hace del esfuerzo y la disciplina los ejes de su conducta, que utiliza su cerebro de forma creativa para buscar oportunidades de negocio y tiene el arrojo de comprometer su patrimonio para llevar a cabo sus ideas, jamás tendrá encaje en una sociedad regida por los cánones ideológicos de la izquierda.



El socialismo verá siempre a estos individuos como una amenaza por su capacidad de convertirse en modelos para los demás. De ahí que cuando aparece un triunfador que todo lo ha ganado por sí mismo la principal preocupación de los dirigentes de la izquierda sea neutralizarlo civilmente acusándole de los más graves delitos antisociales. En su obcecada empresa, ni siquiera reparan en que su alegato contra ese victorioso representante de la libertad individual revela los vicios sobre los que se sustenta su propia mentalidad.



A Manuel Pizarro le machacan por decir que el dinero está mejor en el bolsillo de los ciudadanos y por haber ganado en su empresa, una de las más importantes de Europa, lo que mil novecientos esclavos de la beneficencia estatal en un año. Sin saberlo, en vez de vilipendiarle lo ensalzan. Con su actitud, los dirigentes socialistas revelan que su proyecto político consiste en incautarse de una cantidad cada vez mayor de la riqueza ajena para subvencionar a los lobbies organizados que les apoyan y a una sociedad conformada por zombis morales que prefieren las migajas que les arroja el Estado antes que tener la posibilidad alcanzar el éxito mediante el talento y el esfuerzo.



El socialismo apela a las pasiones más bajas del ser humano para legitimar su proyecto político. Así ha sido a lo largo de la historia y así continua siendo para los partidos vagamente socialdemócratas. La envidia es la base del igualitarismo pregonado por la izquierda. Si no se ceba a aquélla, éste no arraiga.



A los envidiosos se les ensalza como personas de elevada moralidad que quieren acabar con la desigualdad, que es precisamente lo que nos distingue como seres humanos libres, pues el único modelo social igualitario es el basado en la esclavitud, donde todos los individuos aspiran únicamente a sobrevivir en perfecta situación de igualdad con el prójimo. En cambio, los que defendemos la libertad del ser humano para labrar nuestro propio futuro somos tachados de peligrosos individualistas e insolidarios. El ideólogo del PSOE encargado de diseñar la asignatura de adoctrinamiento colectivo ha hecho hincapié en alguna entrevista radiofónica en que el individualismo es un peligro para la democracia (la socialdemocracia), con lo que no hace sino expresar la idea ampliamente compartida por sus compañeros de secta, partidarios del igualitarismo impuesto de forma coactiva por el poder políticos.



Sin embargo, la única igualdad exigible es la de todos los ciudadanos ante la ley. Ahora bien, éste es precisamente el único igualitarismo que rechazan los socialistas. Sólo hay que echar un vistazo a su trayectoria reciente para constatarlo. Con el caso GAL, las instituciones del Estado intentaron por todos los medios que no se "estigmatizara" a los políticos implicados, como si éstos no tuvieran que responder de sus delitos igual que cualquier otro ciudadano. La imagen de la entrada en prisión de los condenados por este caso, con los dirigentes del PSOE jugando al corro en abierta rebelión jurídico-política, esmalta suficientemente su rechazo a este principio básico del Estado de Derecho. El asesinato civil y profesional del juez Liaño en el caso Sogecable o los continuos intentos de eliminar la independencia de las instituciones judiciales en la era Zapatero no hacen sino abundar en la evidencia.



Pizarro, que concita el odio más profundo de la casta socialista, ha dicho públicamente, en cambio, que prefiere ser ministro de Justicia antes que de Economía, precisamente porque estima prioritario garantizar la seguridad jurídica de todos los ciudadanos. También en este aspecto sale a relucir la calidad moral de unos y otros.



El enfermizo modelo social que promueve la izquierda penaliza la creatividad del individuo dispuesto a correr riesgos con la esperanza de obtener un beneficio. El triunfador es vituperado, y a los que crean riqueza a fuerza de talento y esfuerzo se les acusa de explotar a los demás. De esta forma, cada vez menos se decidirán a emprender nuevos negocios, que a todos pueden beneficiar. En cambio, aumentará el número de los que buscan enriquecerse al amparo del poder político de turno, utilizando las influencias y el soborno en lugar del ejercicio de la empresarialidad en un entorno de libre competencia, y el de aquellos que prefieren ser corrompidos por el Estado del Bienestar y culpar a los demás de desgracias de las que sólo ellos son responsables.



Lo que se dirime en las próximas elecciones del 9 de marzo no es sólo quién ostentará poder, sino una cuestión más profunda, que atañe al futuro que queremos para nuestro país. A un lado está el modelo Pizarro; al otro, el modelo Pepiño. Ustedes deciden.”






30 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Es curioso,que dentro de las filas del socialismo, y en general del todo ámbito progre,no exista ese personaje que venga del ámbito de lo privado,de la empresa,y que tras una trayectoria brillante,decida dar el salto a la arena política.
Lo que abunda en este lado del tablero,son vividores de la cosa pública,parásitos sin oficio ni beneficio,auténticos ineptos sin oficio ni beneficio,sin ningún futuro profesional fuera de la politica.

Butzer dijo...

Esta es la sociedad que se está fomentando. En los institutos, en los colegios, en la calle... prima poco el esfuerzo o el trabajo y más la trampa y el engaño. Así podemos ver como personajillos televisivos son adorados por masas por el mero hecho de haberse acostado con alguien o haber salido en la televisión por el hecho que fuese. Lamentable.

Alberto Esteban dijo...

Yo estoy deseando que haya un debate entre Solbes y Pizarro en la televisión. Creo que puede ser histórico.

Saludos

El Cerrajero dijo...

Estoy esperando con ganas el debate entre Solbes y Pizarro, aunque hay muchas posibilidades de que Solbes se ac*jone y no asista.

J. F. Sebastian dijo...

Prodigioso, Adam. No te quito ni una coma. No sabía lo de que Pizarro preferiría antes la cartera de Justicia. No es una idea descabellada. Nuestra seguridad jurídica está en entredicho con este gobierno. Y eso atrae a cualquier cosa menos inversión externa. Lo que has comentado de nuestra 'virtud nacional' explica el éxito de estos farsantes que se permiten el lujo de mentir y además reconocerlo públicamente. Es el país de Alatriste. Felipe IV ya no está, pero otras muchas cosas han sobrevivido al paso de los siglos.

blumun dijo...

Y a ver que se inventa mi paisano Solbes, para que nos traguemos que la economía española está bien.
Saludos.

Martha Colmenares dijo...

Un gran saludo, Adamantio.
Excelente tu entrada.
Martha Colmenares

Lole dijo...

"huracán de críticas" "le temen, porque saben que personifica a un ganador"

Le critican porque estamos en campaña electoral. Se critica todo. Si los de un lado hacen determinadas declaraciones, los del otro responden con críticas. Lo de considerarlo un ganador como explicación a las críticas es de su cosecha. Justifíquese, por favor

Debería haber anexado alguna crítica concreta en su contexto. Pero no, se queda usted en las generalidades.

¿Debo entender que comulga con lo expuesto por Pablo Molina?

Da igual. Lo voy a criticar.

"Para implantar su modelo de sociedad, la izquierda necesita corromper a quienes tienen éxito fuera del cotarro estatal o, si no se dejan, anularlos civilmente a base de declararlos enemigos de "lo colectivo""
Falta argumentos que justifiquen todo eso. No menciona en qué consiste ese modelo de sociedad. ¿Cómo sé yo que el autor no se está dejando llevar por sus prejuicios? (Y probablemente así sea).

"No se trata tanto de que los líderes del PSOE tengan algo personal contra Pizarro (probablemente también), sino de una cuestión de supervivencia política: con medio millón de Pizarros, el socialismo sería inviable en España."
Me lo explique. El socialismo vela (o debería) por los intereses de las clases más desfavorecidas, intentando garantizar unos mínimos. ¿Debo entender que con medio millón de Pizarros quedan antendidas las necesidades de los más desfavorecidos? No veo la conexión argumental. Supongamos que al tener medio millón de Pizarros, la economía nacional sufre un crecimiento sustancial. Eso no implica que vayan a cubrirse las necesidades de las clases más desfavorecidas. Desgraciadamente, la mejora de las magnitudes macroeconómicas no conlleva automáticamente una mejora de todos los estratos sociales.

"El socialismo es el gobierno de los mediocres y los resentidos." Prejuicio incalificable.

"El socialismo verá siempre a estos individuos como una amenaza por su capacidad de convertirse en modelos para los demás". Más prejuicios. ¿Qué concepto de socialismo tiene el autor que le lleva a hacer tales afirmaciones?

"El socialismo apela a las pasiones más bajas del ser humano para legitimar su proyecto político. Así ha sido a lo largo de la historia y así continua siendo para los partidos vagamente socialdemócratas". Ahora se remonta a la historia. Sin duda el autor preferiría una sociedad que no disfrutara de las conquistas sociales del socialismo desde su aparición en el siglo XIX. El autor también debe ignorar que los movimientos sociales del XIX, tanto el socialismo utópico como el científico, no son un capricho de unos cuantos pirados. Es una reacción a una situación socioeconómica insostenible. Acción-Reacción.

"La envidia es la base del igualitarismo pregonado por la izquierda". ¿De dónde saca que la izquierda pregona el igualitarismo? Si acaso, pregona la igualdad de oportunidades o a lo sumo, la reducción de excesivas diferencias económicas interclase. La envidia no es monopolio de una ideología.

"El ideólogo del PSOE encargado de diseñar la asignatura de adoctrinamiento colectivo ha hecho hincapié en alguna entrevista radiofónica en que el individualismo es un peligro para la democracia". El individualismo tiene sus pros y sus contras, como todo en la vida. No en vano, vivimos en sociedad; el individualismo llevado a sus extremos está muy bien para Robinson Crusoe antes de la llegada de Viernes. De todos modos, habría que saber en qué contexto hace el tipo ese su afirmación en la radio.
Como siempre, en la moderación está la clave. Tanto el igualitarismo como individualismo, llevado a sus extremos, lleva a la sociedad al garete. No faltan precedentes históricos.

Después el autor se retrotrae a lo del GAL, hecho vergonzoso que no se puede justificar de ninguna manera. Pero pasó hace 20 años.
Y además el GAL puede servir para recriminar a determinadas personas, no a una ideología en su totalidad. Eso sería injusto.

"El enfermizo modelo social que promueve la izquierda penaliza la creatividad del individuo dispuesto a correr riesgos con la esperanza de obtener un beneficio. El triunfador es vituperado". Otra sarta de prejuicios. ¿En qué se basa para afirmar eso? Quizás en el tradicional apego socialista por la progresividad fiscal. No sé.

En fin. Habría que ver qué críticas se han hecho en concreto a Pizarro para poder criticarlas (valga la redundancia).
En general, pienso que en la calle se huele la desconfianza hacia un señor que en lugar de seguir en el mundo de las fianzas, ha preferido pasarse a la política. Dirán unos que es porque quiere poner su granito de arena en aras del interés general. Loable motivación, por supuesto. Dirán otros que está en política para forrarse. Hay precedentes. Ya sabe a quien me refiero, sr Adamantio.

Pero claro, hacer extensivo este vaticinio al sr. Pizarro es también un prejuicio.

Clausius dijo...

Esa es la idea, con medio millón de Pizarros, como tú dices, se acaba el chollo del socialismo, se quedan sin mercado y sin votos. No interesa que esa "supuesta clase baja" mejore. Entonces, al golpe de subvención, se les adormece para que no se les ocurra nada y se queden quietecitos. Unos y otros tan contentos, una retroalimentación mutua.

Te enlazo.

Adamantio dijo...

Natalia, no pidas imposibles: alguien brillante del ámbito de la empresa… dudo que acabara sintonizando con el PSOE de ZP y Pepiño

Búster, tienes toda la razón: se implementa la MEDIOCRIDAD SOCIAL. Los GH son héroes…

Alberto, me encantaría ese debate. Aunque Solbes es de lo más potable de ese Gobierno, Pizarro se lo merendaría fijo.

Cerrajero, no seas agorero: yo quiero mi diversión

JF Sebastián, recuerda el Lazarillo de Tormes: su filosofía sigue vigente en muchos españoles del s.XXI (por desgracia).

Blumun… ¿lo de las tropas de Irak? Jejeje


Martha, muchas gracias, y sigue igual de combativa contra el gorila rojo.

Clausius… la subvención y los cheques-regalo son el nuevo opio del pueblo, en versión zapateril

Lole, como usted bien sabe, inmediatamente después de anunciarse lo de Pizarro, salió a jugar el ejército zapateril con sus cuentos de la derecha extrema, el “tiburón del capitalismo” (Pepiño dixit), el conservadurismo rancio, o le atacaron por haberse enriquecido con ENDESA, cuando fueron las maniobras de ZP las que hicieron que las acciones que cobra Pizarro se duplicaran en pocos meses (como bien sabrá, muchas empresas pagan a sus directivos con acciones para que haya una vinculación de intereses, y así velen mejor por los intereses de los accionistas, pues éllos mismos también lo son).

Empezando por lo más importante: Pizarro no va a forrarse, porque ya está forrado. Le sobra el dinero, y sinceramente, ganaría más en la Bolsa de Madrid, o como miembro de Consejos de Administración, que como ministro. Simplemente es un hombre que ha alcanzado cierta edad, y que ya lo ha logrado todo en el sector privado, por lo que decide hacer su contribución al público. Y sinceramente, creo que este debería ser el modelo a seguir: triunfadores del sector privado que dediquen unos años a la res pública, en lugar de politiquillos buenos para nada, que desde juventudes pasan al partido, de ahí al escaño parlamentario, y no dejan el coche oficial hasta que se mueren.

Y sí Lole, 500.000 Pizarros revolucionarían empresarialmente España, pues instaurarían un sistema económico basado en la meritocracia pura, que es en lo que ha basado su vida Pizarro: ha sacado dos de las oposiciones más difíciles, ha sidon un excelente gestor financiero, y ha sabido machacar jurídicamente a un gobierno hostil en Bruselas. Solo el primo de zumosol italiano de ZP y su talonario de cheques le permitió salirse con la suya al talantoso, porque todas las barrabasadas jurídicas del BOE zapateril fueron aniquiladas ante la UE, que dejó a Montilla a los pies de los caballos. Por eso le odian, porque les aplastó: causa – efecto.

Socialismo e igualdad de oportunidades: usted mismo lo ha dicho en ese “debería”: en teoría la defiende, pero a la hora de la verdad, se acaba implantando un igualitarismo a la baja, y eso dudo que pueda negarlo. Solo mencionarle que en el socialismo real, los neurocirujanos cobran lo mismo que los barrenderos. Ello, por no volver a reabrir nuestro enrocado debate educativo: ¿pasar de curso a alguien con 8 suspensos (sobre 10) es igualdad de oportunidades, o una treta para darle un diploma a un borrego y tratar de evitar así las nefastas estadísticas de fracaso escolar?

El individualismo es el germen de la sociedad occidental: si estudia derecho, las barbaridades surgen cuando el “sujeto de derechos” es un ente colectivo (“el pueblo alemán” -> nazismo. “El proletariado” -> causa para justificar las atrocidades estalinistas). Puede que a usted no le guste pero, funciona mejor que los “entes colectivos”

GAL… hace 20 años, ¿cómo se llama el ministro del Interior?

Lole dijo...

Adamantio.

"Pizarro no va a forrarse, porque ya está forrado. Le sobra el dinero, y sinceramente, ganaría más en la Bolsa de Madrid, o como miembro de Consejos de Administración, que como ministro"

Quizás, pero eso está por ver. En la política se puede ganar mucho, pero mucho dinero, especialmente si se quiere montar una pirámide clientelar. Ignoro si será el caso de esta persona. En cualquier caso, eso de en política los que están forrados no se corrompen (y no digo que Pizarro lo vaya a hacer) es una falacia. A usted y a mi nos puede parecer que ya está forrado, pero eso es subjetivo. Muchos en su lugar si tiene oportunidad de forrarse más todavía, no desperdician esa oportunidad.

"500.000 Pizarros revolucionarían empresarialmente España, pues instaurarían un sistema económico basado en la meritocracia". Quizás, pero de ahí a afirmar que la izquierda quedaría sin discurso hay un gran trecho. Mientras falten coberturas sociales o las existentes se pongan en entredicho, seguirá existiendo izquierda y votantes de izquierda. No se desvíe del tema con primos de zumosol, Montillas y otros indeseables, que no vienen al caso.

"pero a la hora de la verdad, se acaba implantando un igualitarismo a la baja, y eso dudo que pueda negarlo". Claro que lo niego. En general, eso no sucede. ¿Acaso desde que se implantan las fiscalidades progresivas en cada país de Europa se ha producido ese igualitarismo a la baja? No me consta. Ya han pasado décadas, y no veo que las cosas hayan degenerado en ese sentido. Claro que si usted recurre a ejemplos extremos como Cuba o Vietnam del Norte, apaga y vámonos. Mejor no se salga de Europa occidental, por favor.
Y en cuanto a la analogía educativa... Sin llegar a defender el paso de curso a alguien con 8 suspensos, usted bien sabe que ese individuo seguirá con 8 suspensos hasta que los apruebe. No se le va a aprobar ni darle un diploma en base a esos supuestos criterios igualitarios.

El individualismo. Ya le he dicho que tanto el individualismo, como el igualitarismo llevado a sus extremos da lugar a disparates, de ahí que esté justificado la existencia de mecanismos de solidaridad, para compensar los azares del mercado. No en vano vivir en sociedad no sólo es ir cada uno a lo suyo. También hay que compartir.

"GAL… hace 20 años, ¿cómo se llama el ministro del Interior?"

Se llamaba Barrionuevo. Sí, era un gusano y fue a la cárcel por ello (desgraciadamente en condiciones privilegiadas); poco más tarde fue indultado por un gobierno de Aznar. ¿Y qué?
El actual es Pérez Rubalcaba, quien entonces ejercía cargos políticos menores en el ministerio de Educación, hasta que en el 88 fue nombrado Secretario de Estado de Educación.
Ahora sí que no sé a dónde quiere llegar.
Todo eso fue hace demasiado tiempo y, por tanto, no sirve para atacar a una ideología, aunque sí a determinadas personas implicadas entonces.

Adamantio dijo...

Como le dije, Pizarro ya tiene dinero de sobra, y no necesita montar pirámides clientelares, porque tiene una red de influencias perfectamente tejida… ¡desde hace 15 años! No obstante, sí, es evidente que un rico, siempre puede querer más, pero le repito, no es el caso de Pizarro. Él se ha metido en política porque ya lo ha hecho todo en el sector privado, y porque probablemente quiera pasarle factura al gobierno del talantoso.

500.000 Pizarros darían una nueva estructura, no solo crecimiento, sino que aplastarían la cultura del subsidio, la subvención y el quedarse sentado a esperar el cheque-regalo zapateril. Y evidentemente, una generación de riqueza acabaría irradiándose, no por solidaridad, sino por necesidades de producción y consumo: se necesitarían trabajadores para producir, y a su vez estos consumirían, lo que retroalimentaría el sistema. Dado que dicho sistema se fundamentaría en la meritocracia, a más méritos, mayores recompensas, lo que haría que fuera más eficiente, y que realmente el que quisiera superarse saliera del fondo, sin esperar a papá Estado.

Fiscalidades progresivas… siento informarle, pero sus fiscalidades progresivas solo funcionan en Escandinavia (cuyas peculiaridades no son extrapolables), porque en el resto de países, los que en teoría tendrían que pagar el tramo más alto del IRPF, acaban encontrando fórmulas jurídicas para eludirlo. F.González tenía el tipo máximo al 56%, y ¿cuántos cree que lo pagaban? ¡Ni Dios! O defraudaban, o se montaban sociedades instrumentales para pagar un 35%. Hoy en día, la nueva teoría fiscal predominante, incluso en partidos de izquierdas, es que la “redistribución se hace por las transferencias del estado en servicios, y no por la fiscalidad progresiva”, lo que ha llevado a una profunda reducción de los los tramos en las leyes tributarias.

GAL: repase usted la actividad de Rubalcaba dentro del PSOE (no del Gobierno) en aquellos años: la cobertura mediática de Prisa y amigos con el PSOE era llevada a cabo por Rubalcaba, que comunicaba directamente a FG con Cebrián y amigos. Es decir, cuando algunos medios trataban de investigar el terrorismo de Estado del PSOE, el ministro de “los españoles se merecen un gobierno que no les mienta”, maniobraba para que no se descubriese: los intentos de desprestigiar a los investigadores provenían en buena parte de Rubalcaba, a través de su brazo ejecutor (El País)
Créame, aunque el hombrecillo va de digno por la vida, siempre ha sido un Rasputín

Lole dijo...

Adamantio. Mire, de lo que vaya a hacer Pizarro en su etapa política, todo lo que digamos al respecto son especulaciones. Tiempo al tiempo y ya veremos qué pasa.

Medio millón de Pizarros. Sin negar el posible efecto dinamizador, crecimiento de las constantes macroeconómicas, y lo que usted quiera.
Pero siempre hará falta alguien para limpiar los retretes. Y su sobrevalorada e idolatrada meritocracia negará a éstos un lugar digno en nuestra sociedad. Habrá quien piense (no sé usted) que se lo merece, por no haber competido con el resto de los ciudadanos. Pero es que aunque todos nos esforzáramos al máximo siempre y en todo lugar, siempre habrá alguien que pierda y tenga que resignarse a limpiar retretes.
Pues de lo que se trata es de que tenga unos mínimos garantizados, a pesar de todo. Y para eso el resto de la sociedad tiene que contribuir, tiene que apoquinar. ¿A eso lo llama usted cultura del subsidio? Yo lo llamo coberturas sociales. Una parte del país se solidariza con el resto, con los más desfavorecidos, por las razones que sean. Y el intermediario de ese mecanismo de solidaridad no puede ser otro que lo que usted despectivamente denomina Papá Estado.

"la redistribución se hace por las transferencias del estado en servicios, y no por la fiscalidad progresiva". Me lo explique por favor, porque no entiendo ni jota.

Rubalcaba y el GAL. Pues sí, ahí no me duelen prendas darle la razón. Decir que el GAL fue un gran error es quedarse corto, fue un acto criminal. Y encubrirlo, como así hizo Rubalcaba, es una pésima tarjeta de presentación. Perdóneme que insista, pero indultar a los inculpados también es una pésima tarjeta de presentación, aunque fuera perfectamente legal.
Pero el meollo de la cuestión, y ya lo dije antes, es que los pecados (criminales o no) de unos políticos (ya sea Rubalcaba o Aznar) no son suficientes para arremeter contra una ideología (socialismo o neoliberalismo), que es lo que hace Pablo Molina sin ningún rubor.

Buenas noches

J. F. Sebastian dijo...

Una parte del país se solidariza con el resto, con los más desfavorecidos, por las razones que sean. Y el intermediario de ese mecanismo de solidaridad no puede ser otro que lo que usted despectivamente denomina Papá Estado.
Claro, claro... Como el PSC o CiU en Cataluña y el PNV en el País Vasco. Todos sabemos que son gobiernos solidarios con el resto del 'estado español' como ellos nos llaman. Expresión por cierto de cuño franquista pero su ignorancia supina y estúpida soberbia son superiores a la continencia verbal. Ah, en Andalucía ese 'mecanismo solidario' tiene tres famosas siglas. Que trabajen los tontos...

Lole dijo...

Y por cierto. Su maravillosa visión de la meritocracia tiene un punto flaco. Que no todos empezamos en las mismas condiciones. Me acusará quizás de igualitarista, pero el caso es que no es muy justo vincular exclusivamente el destino de una persona a sus méritos cuando éstos se apoyan en fortunas familiares, enchufes, amistades, etc. Una persona con tales ventajas encontrará con más facilidad en una empresa que no está a punto de cerrar, tendrá capital para fundar su propia empresa sin endeudarse prohibitivamente, podrá equivocarse un par de veces sin que eso hunda su futuro.

Si ir más lejos el tal Pizarro también empezó con ventaja. Le gusta presumir que es de Teruel, como queriendo divulgar orígenes humildes. De eso nada. Sí, de Teruel, pero su abuelo era Gobernador Civil de dicha provincia. Y su padre, diputado en las Cortes. Con esas credenciales, es plausible que en sus primeros pasos jugara con ventaja (o quizás no).
Tiene sentido que los neoliberales apuesten (y lo están consiguiendo) por suprimir los impuestos de sucesiones. Se permite así que los que proceden de familias adineradas, conserven su ventaja en la carrera de méritos que es la vida.

Dirá usted que todo esto es envidia. No, lo que me preocupa, es que se pretende eliminar lo que usted denomina cultura del subsidio. Y francamente, puede haber un poco de todo al mismo tiempo.
No se trata de eliminar los mecanismos de competición de la sociedad. Pero tampoco se trata de eliminar la red social que hay bajo el trapecio del mercado, hay que garantizar unos mínimos a la sociedad: salario mínimo, vacaciones pagadas, sanidad y educación gratuita, seguridad social, pensiones, etc.

Lole dijo...

Sr. J.F.Sebastián. Si desea polemizar conmigo, lo primero que tiene que hacer es aprender cortesía.

Con groseros, no me comunico.

J. F. Sebastian dijo...

Otra cosa: en países con economías tradicionalmente capitalistas como es el nuestro es muy goloso 'vender' el socialismo entre los más desfavorecidos (se da la paradoja de que algunos de esos socialistas viven en zonas privativas y son los primeros clientes de la sanidad y educación -incluso religiosa- privadas) He visto un documental sobre la guerra fría en la que los propios rusos relatan el lavado de cerebro al que les sometió Kruschev y su pandilla, haciéndoles producir hasta la extenuación a cambio de míseros sueldos y condiciones de vida con la excusa de que los americanos iban a atacarles el día menos pensado. EE. UU. en ese momento era notablemente inferior en recursos naturales y potencial militar a la U.R.S.S. Ex-miembros de la KGB reconocen que les venía muy bien que les hicieran el juego para perpetuar el sistema. Ya sabemos cómo acabó todo aquello. Ademas estos 'anti-fascistas' tampoco veían bien las relaciones prematrimoniales. ¿No es curioso?

Sr. Lole: no recuerdo haberle insultado, a menos que usted sea miembro del gobierno catalán o del vasco. Dígame si no es cierto lo que digo sobre 'el estado español' y el P.E.R. aunque no comparta mis opiniones. Y si tanto cree en el socialismo, váyase a Rumanía, República checa o a Polonia a predicar sus bondades y luego nos cuenta cómo le fue. Le diré que a mí me podrán dar lecciones de muchas cosas menos de educación, se lo aseguro. Sin acritud.

Lole dijo...

J.F.Sebastian dixit "... pero su ignorancia supina y estúpida soberbia son superiores a la continencia verbal."

¿Y ésto no es un insulto?
Por éste camino no espere otra respuesta de mi. Y dése cuenta que yo todavía no he empezado a insultarle.
(Y no por falta de ganas, créame, pero las formas son las formas, y ésta no es mi casa).

Adamantio dijo...

Vayamos por partes:

Primero lo fácil: en Macroeconomía, el concepto de “transferencias” se refiere a las prestaciones sanitarias, educativas, pensiones, subsidios de desempleo etc, que el Estado presta a sus ciudadanos. La teoría que le explicaba sobre los impuestos dice que dado que los supermillonarios siempre encontrarán una forma de eludir el tipo máximo, es conveniente reducir los tipos impositivos de forma que queden parejos con el de Sociedades, y a la vez reducir el número de tramos, para simplificar la gestión impositiva. Con ello se consigue reducir el fraude fiscal, ya que a esos millonarios ya no les tendría tan en cuenta arriesgarse a practicar complicadas artimañas para ahorrar; y a la par se aumenta la recaudación por aplicación de la Ley de Lafer ( ya sabe, reducir impuestos, y recaudar más por el aumento del número de sujetos que tributan).
En los países de Europa del Este utilizaron estas teorías para asegurarse una adecuada recaudación fiscal, y atraer inversiones.
Bien, esa nueva doctrina dice que la verdadera redistribución de riqueza no se hace por un sistema tributario muy progresivo ( cuantos más tramos, más progresividad), sino por las transferencias del Estado a los ciudadanos; y para pagar esas transferencias, el Estado debe asegurarse una buena recaudación fiscal (obtenida por métodos menos políticamente correctos desde la doctrina izquierdista, pero mucho más eficientes).


El abuelo de Pizarro: independientemente de quién fuera su padre, abuelo o bisabuelo, Pizarro sacó dos de las oposiciones más difíciles de España: Abogado del Estado es la cosa más retorcida que hay. Y le aseguro que sacar esas oposiciones no se hace por enchufismo… sino sabiendo Derecho.

Usted da por hecho que los 500.000 Pizarros desmontarían el sistema del bienestar… y yo nunca he dicho eso. He dicho que establecería una nueva cultura empresarial. Me explico, aunque a usted no le guste hablar de la OPA y de las resoluciones de la UE machacando a ZP, esa actitud muestra lo que significa Pizarro. En un país en el que los empresarios siempre se han plegado al que controlaba el BOE, Pizarro se enfrentó al poder, y tuvo victorias jurídicas, obligando a Zp a pedir músculo financiero extranjero. Con 500.000 Pizarros, no habría gobierno que se pudiera enfrentar a la sociedad civil, y tenerla medioatada, que es como siempre ha estado en España.

La CE establece un sistema del bienestar, y dicho sistema se mantendría, si bien, se reducirían múltiples abusos y “hechos diferenciales” que hasta ahora nos ahogan. Como bien le han mencionado, un sistema de meritocracia se basaría en los méritos, y no en si en el s.XI el rey de turno le otorgó un fuero a Ermua, del que ahora se sacan reclamaciones para tener una Agencia Espacial Vasca, o de mantener el infame PER como “ejemplo de solidaridad” (por mucho que le pese, es PARASITISMO, que pudo tener su justificación en su día, pero que me diga que en 2007, haya chicos de 18-20 años cuyas expectativas es trabajar unas pocas peonadas para pasarse un montón de meses cobrando el subsidio…”por solidaridad”…).

El Estado debe sentar las bases de la igualdad de oportunidades . Ejemplo palmario en Educación, pero en la que se aprenda de verdad, no en la que se den diplomas por asistencia a clase, buen comportamiento ( no matar al profesor), y demostrar inquietudes… Ya sabe, aprobar por demostrar conocimientos… (algo novedoso para algunos). Ahora bien, si dadas las oportunidades, una persona decide no aprovecharlas, porque le es más cómodo estarse vagueando y rascándose las narices (por no decir otro sitio), luego que no venga pidiendo “solidaridad” (volvemos al PER). El ejemplo clarísimo es Andalucía: casi 30 años de ininterrumpido gobierno socialista, con solidaridad por doquier, subsidios hasta por estornudar…¿y resultados? ¡Ninguno! Tienen la mayor tasa de paro, el mayor nivel de fracaso escolar, y el nivel cultural más bajo.. y mientras estando así, puedan vivir de las ayudas estatales ¿para qué se van a esforzar en mejorar?

Una pregunta: ¿Pepiño Blanco como segundo hombre más importante en el PSOE, es un ejemplo de igualdad de oportunidades, o de Igualitarismo a la baja?

GAL: siempre he pensado que a los crímenes desde el poder, no se les debería aplicar el indulto. Aznar metió la pata hasta atrás dándoles indulto parcial. Debería haberles dejado pudrirse entre rejas.

Por último, JF Sebastián se refería a la “ignorancia y soberbia” de los nacionalistas periféricos, que usan la locución “Estado Español” para no decir “España”, cuando el que empezó esa “moda” fue Serrano Súñer en Burgos, cuando se nombró a Franco Caudillo del “Estado Español”, porque en ese tiempo no se sabía si España sería “Reino o República”… por lo que decidió usar el genérico.


PD: perdón por haber tardado en contestar, es que me he ido a USA en viaje relámpago.

Lole dijo...

Ahora soy yo el que estoy de viaje.

Espero contestarle a la vuelta, si no le molesta la demora.

Un saludo

Lole dijo...

Ya estoy de vuelta.

Adamantio. Gracias por su explicación sobre las transferencias. Pero esos servicios prestados por el Estado requieren fondos. Sin la progresividad fiscal, o no habría fondos suficientes para prestar los servicios que la sociedad requiere, o sería necesaria una presión fiscal excesiva sobre las clases bajas.
Sí, ya sé que con progresividad fiscal las rentas altas escurren el bulto con triquiñuelas legales y contables, pero ¿qué alternativa social queda?

De nuevo recurre usted a la Ley de Laffer para justificar reducciones fiscales. Pero Laffer se limitó a explicar que la relación entre presión fiscal y recaudación da lugar a una gráfica con forma de campana. Por tanto, a menor presión fiscal se recauda más si el país se encuentra a la derecha de la cima de la campana. Pero no siempre es así, y es muy difícil de determinarlo. De hecho, Reagan en su primer mandato pensó eso, redujo la presión fiscal y recaudó menos.

Los países de Europa del Este atraen inversiones gracias a la mano de obra barata y menor recaudación fiscal. Pero en contrapartida, los ciudadanos reciben unos servicios deplorables. La población está desasistida. No es la dirección que debemos tomar, aunque desgraciadamente nos hagan competencia.

Las oposiciones de abogado del Estado son sin duda muy duras. Pero no debería poner la mano en el fuego por una persona que aprobó una oposición durante Franco siendo nieto de gobernador civil e hijo de diputado de las Cortes. Puede que las aprobara honradamente (o puede que no). Ya sabe (o debería saber) que la imparcialidad en las oposiciones durante Franco era relativa.

"aunque a usted no le guste hablar de la OPA y de las resoluciones de la UE machacando a ZP". Usted se equivoca conmigo si me atribuye una actitud sectarista. Defiendo una ideología, no a quienes dicen representarla. No me gustó en su momento las decisiones del gobierno en el asunto de las OPAs sobre Endesa.

Celebro leer que no se manifiesta usted partidario de desmontar el sistema del bienestar. Lo siento, pero siempre me lo ha parecido. Comparto con usted el disgusto por la existencia de privilegios legales en algunos territorios.
¿En cuanto al PER? Sí, es el caso extremo de la subvención. Deplorable. No obstante, su supresión lanzaría quizás un millón y medio de habitantes de sus actuales residencias a las ciudades. Eso también hay que tenerlo en cuenta.

¿No le parece usted que se abusa la figura de Pepiño para injuriar a un partido? Pues análogamente se podría decir lo mismo de ese señor del PP que entró en política para forrarse y que figura en la lista para el Congreso por Madrid. ¿Es el paradigma del político del PP?
Francamente, ya me aburro de tanto meterse con el besugo de Pepiño. Un poquito más de imaginación, por favor.
GAL: estoy de acuerdo, deberían estar todavía pudriéndose entre rejas, y a ser posible, acompañados de X, si se hubiera podido demostrar su implicación.

Gracias por aclarar el comentario de JFSebastián. Desgraciadamente, su comentario fue un tanto ambiguo.
Mis disculpas.

Adamantio dijo...

Veamos, como bien dice, se necesitan muchos ingresos para prestar las transferencias, pero al contrario de sus creencias, NO se recaudan mediante un sistema progresivo en el que los ricos, en teoría paguen más, porque NO LO PAGAN. Acaba habiendo una ley tributaria muy políticamente correcta, pero que no se cumple. Por eso se acaba recurriendo a algo menos ideológico desde el punto de vista izquierdista, y más eficiente desde el punto de vista recaudatorio.

Y sí, la teoría de Laffer funciona porque lo que se trata es de impulsar una sociedad en la que la presión fiscal sea baja, de forma que los ciudadanos tengan el sentimiento de que pagan el “precio justo” por los servicios que reciben del Estado, y por tanto se evaporen buena parte de sus ansias defraudadoras (cosa que no ocurre si les pone un tipo del 65% ) y que a la par vean que pagar ese pequeño precio es más asumible que el pasarse unos cuantos años de prisión por fraude fiscal (si el tipo es alto, la gente se acaba arriesgando a defraudar, porque las posibilidades de ganancia son mayores).

Con ello consigue una sociedad en la que aumenta el número de contribuyentes, que pagando unos impuestos más reducidos, consiguen que se aumente la recaudación global, pues toda la economía sumergida emerge: no sale rentable arriesgarse, si fácilmente se puede estar dentro de la legalidad y no resulta oneroso.

La clave esta en el número de contribuyentes, no en meterles el sablazo a las clases ricas, porque ya le he dicho que no se lo mete: se acaban escapando siempre.

Pizarro y oposiciones: vale, le acepto que las oposiciones franquistas no eran las más transparentes, pero aún así este señor ha demostrado un amplísimo conocimiento del derecho, y de la gestión empresarial. No es un descerebrado que haya llegado a la cumbre por enchufes: sabe lo que hace.

PER… podríamos discutir mucho al respecto, pero en breve le prepararé un post temático a ese asunto. Lo dejamos en stand by, ¿ok?

Pepiño: impresentables los hay en todos los partidos, pero impresentables con el nivel de ignorancia de Pepiño, difícilmente se encuentran en cotas tan altas. Y sí, le tengo una profunda animadversión, ya que ese serecillo tiene la mayoría de cualidades que detesto en un ser humano.

El problema es que tenemos una sociedad que fomenta la creación de Pepiños… mire el nivel educativo en Andalucía y dígame si no ve una amplia cantera para sustituirle en el futuro.

Lole dijo...

Progresividad: efectivamente las rentas altas tienen y emplean recursos para evadirse de sus obligaciones fiscales, legal o ilegalmente. Su razonamiento es el habitual en su cuerda política: como la progresividad no funciona, suprimámosla.
Lo primero que hay que preguntarse es si la progresividad es socialmente justa. Y en caso afirmativo, investigar si es viable. Buscar medios para dotarle de tal viabilidad.
En cuanto a la primera cuestión, parto de la base que usted está de acuerdo en que sí es socialmente justa. En caso contrario, lo discutiremos en otro momento.
En cuanto a lo segundo, pues si está clara su necesidad social, habrá que hacer que lo sea menester para poder aplicarla (sin vulnerar leyes ni derechos fundamentales, claro). En mi opinión, los países de la OCDE deberían ponerse de acuerdo en sus fiscalidades, de forma que si las rentas altas intentan eludir sus obligaciones sociales, llevando sus rentas a otros pagos, que no les quede más remedio que meterlos en países de dudosa estabilidad legal, que se arriesguen a llevar sus fondos a países donde el derecho a la propiedad no sea muy estable. Posiblemente, muchos prefieran mantenerlo en sus países de origen y pagar lo que les corresponde.
Claro está, que poner de acuerdo a los países de la OCDE en materia semejante es casi un sueño, pero sus gobernantes se deben al pueblo, a la mayoría de la población, no a las minorías que detentan la propiedad de los medios de producción, a los beneficiarios habituales del status quo.
Mire, la Derecha en economía es pesimista por naturaleza. Que esto no se puede hacer porque disparamos la inflación, que esto otro tampoco porque desequilibramos la balanza de pagos, que aquello tampoco porque los capitales volarán. Y en general tienen razón, pero siempre hay un margen pequeño de maniobra, nunca enfrentándose directamente al mercado, pero sí reconduciéndolo sutilmente. Suele ser la izquierda quien optimistamente (a veces fatalmente) aplica medidas que permiten ofrece beneficios sociales a la población. No en vano, si nos hubiéramos dejado llevar por el pesimismo económico habitual de la derecha, hoy en día no tendríamos asistencia sanitaria gratuita, educación gratuita, pensiones, vacaciones pagadas, etc. Los hechos están ahí, en los últimos 150 años de historia de este continente.

Laffer: repito lo que dije la otra vez al respecto. Ese señor relacionó porcentaje de presión fiscal con recaudación efectiva mediante una gráfica con forma de campana, de la cual se deduce que hay un porcentaje de recaudación óptimo. Reducir la presión fiscal puede dar lugar, por tanto, a aumentos o reducciones de las recaudaciones. Se han dado casos tanto en un sentido como en otro. No insista en afirmar que una reducción de la presión dará lugar a una mayor recaudación, porque eso no siempre será así.

PER: sí, dejémoslo para otro día.

Pepiño: yo tampoco tengo ninguna estima por ese sujeto. Pero esto se debe, no a que sea ¿ignorante?, sino a la función que cumple: defensa leñero del partido. Antes que él, ha habido otros individuos que han ejercido idénticas funciones en otros gobiernos, tanto de este partido como del otro. Y todos me han parecido seres detestables. Los que vengan en un futuro, seguramente igual.
Lo que no acabo de percibir es eso que habitualmente afirman los de su cuerda política, es decir, que es un ignorante. Eso no me consta.

Si estoy de acuerdo en que esta sociedad fomenta la ignorancia. ¿Se acuerda? Ya lo discutimos. Usted lo achacaba a motivos estrictamente legales (LOGSE), y yo a la estructura profunda de la sociedad.

No obstante, los niveles educativos en Andalucía siempre han sido el farolillo rojo nacional, incluso antes de Chaves.

Saludos

Adamantio dijo...

Lole, de nuevo múltiples puntos a analizar:


- “Su razonamiento es el habitual en su cuerda política: como la progresividad no funciona, suprimámosla.” -> Bien, mi razonamiento es, si algo no funciona, se arregla o se cambia por otra cosa funcionalmente equivalente en resultados, y que sí funcione. De hecho, obcecarse en algo que no funciona porque es ideológicamente maravilloso, nos lleva a ese ejemplo que tanto le desagrada a usted: COMUNISMO SOVIÉTICO (que era un orgasmo ideológico para los izquierdistas, pero cuyos resultados todos conocemos).

Como le he dicho, la “justicia social” se trata de conseguir ahora con un sistema de Transferencias, porque por mucho en que usted se empeñe en ponerles un 65% a los más ricos para que le paguen los servicios sociales a los más pobres, NO LO HARÁN. Aumentará el fraude, la economía sumergida y las triquiñuelas jurídicas para no pagar, por lo que usted tendrá una ley tributaria “política e ideológicamente muy correcta desde el punto de vista de izquierda”, pero cuyos resultado serán nefastos.

Lo pragmático es aumentar la recaudación mediante una presión fiscal baja, y un modelo tributario simplificado en su gestión ( a mayor número de tramos, y por tanto mayor progresividad, aumenta el nivel de complicación gestionando).

Su sueño OCDE… preciosa fantasía onírica pero, ¿cree que Suiza lo iba a firmar? ¿Cree que UK iba a hundir a sus paraísos fiscales repartidos por el mundo? ¿O que USA iba a destrozar la economía de Delaware?

Ya sé que usted es idealista… pero algunas de sus ideas son “irreales”

Por cierto, el primer sistema de seguridad social público que se instauró en el mundo, lo creo Bismarck en Alemania, dando subsidios de desempleo, pensiones de jubilación, viudedad y orfandad, además de asistencia sanitaria. Y supongo que no va a decir que el canciller de hierro era “de izquierdas” jejeje.


Laffer, su teoría dice que hay que buscar el denominado “punto de justicia”, es decir, aquel hasta el que los contribuyentes están dispuestos a pagar por los servicios que reciben, y a partir del cuál creen que el Estado les está expoliando, y por tanto deciden defraudar. Siempre que usted consiga mantener la presión fiscal en un nivel tal que se puedan cubrir las necesidades económicas, y a la par no se sobrepase el punto de justicia, todo funcionará bien. Porque Laffer también dice que en cuanto se sobrepasa dicho punto, a mayor presión fiscal se reducirán los ingresos del estado, llegando al punto máximo de una presión del 100% y de unos ingresos del Estado de 0.


Pepiño: como bien dice siempre ha habido políticos mamporreros, pero no me comparará usted a Alfonso Guerra machacando a la oposición con el nivel de Pepiño. Y si usted no ve la ignorancia de este sujeto en todas y cada una de sus intervenciones, debo sugerirle que acuda a una óptica de inmediato. No solo por las tonterías que dice, las incongruencias entre lo que dice un día y al siguiente, por la forma de expresarse, o porque sus méritos académicos deberían sonrojar a cualquiera… Aunque claro, es posible que “tanto los de mi cuerda, como yo mismo, NO ENTENDAMOS EL CONCETO”… (de sabiduría progresista).

Lole dijo...

Progresividad. Sosiéguese; se trata de buscar fórmulas que hagan compatible la progresividad con el respeto de los derechos humanos. Por tanto la alusión al Comunismo soviético sobra.

La Justicia social no se consigue sólo con sistemas de transferencias. Porque si dejamos que los ricos se escaqueen, los costos de los servicios recaeran en las rentas medias y bajas, por tanto habrá que minorar dichos servicios, lo que es a todas luces inaceptable. No me exagere con cifras disparatadas como eso del 65%, válgame el cielo.
Si intentan escaparse, habrá que buscar fórmulas para que no lo hagan, para que evadirse a otros países no sea atractivo. Ponerse de acuerdo entre el mayor número de países para que boicotear económicamente a Suiza si asume el papel de paraíso fiscal. Sí, ya lo sé que es difícil, pero en esa dirección hay que moverse, y no ceder al dumping social que implica minorar prestaciones sociales. Insisto, no se trata de enfrentarse al mercado, pero se pueden buscar medios para redireccionarlo sutilmente.
Lo de simplificar la presión fiscal en tramos, los menos posibles (incluso 1 sólo, como quería el tarugo de Sebastián) no me convence nada. La presión fiscal debe traducirse no en tramos de escalera sino en una rampa. Una fórmula matemática no demasiado complicada que proporcione el tipo impositivo en función del nivel de renta. Con el sistema de tramos, estimulamos el fraude: ya sabe, si cobrara 100 euros menos me pondría en el tramo inferior, con lo que me saldría negativa. A ver dónde puedo cambiar alguna cifra para librarme. jejejeje

Laffer. Efectivamente la gráfica de Laffer indica que hay un porcentaje de presión fiscal óptimo. Se trata de encontrarlo, cosa que no debe ser fácil. Pero no puede afirmar categóricamente que estamos en el lado derecho de la gráfica. ¿Y si estamos en el izquierdo y bajamos la presión fiscal? Pues recaudaríamos menos. Menuda gracia, señor.

Bismarck. Efectivamente, no era un representante de la izquierda, no. Era un fino estadista que vio que esas reformas eran necesarias para apaciguar las tensiones sociales. Tensiones provocadas a lo largo del siglo XIX por políticas regresivas e insensibles con la situación de las clases bajas. ¿Afirma usted que la derecha en el XIX se preocupaba por las clases bajas? Lo dudo. Bismarck no fue el paradigma de la derecha, por tanto, no lo use como ejemplo para cargarse mi argumento.

Pepiño. ¿Este individuo dice lo que dice porque es inculto, o porque es lo más apropiado para su detestable función? ¿Y qué me dice de sus homólogos anteriores? Son todos lo mismo, chusma, ni más ni menos. ¿Se da cuenta? Me impele a que defienda a un tipo que detesto.

Adamantio dijo...

Veamos:

Las transferencias a día de hoy son pagadas en su mayoría por la clase media. Puede que le sorprenda, pero los supermillonarios suponen una escasa cuota de la recaudación, que se basa en que muchos aporten una pequeña cantidad. Y le repito, por mucho que usted intente materializar su ideologizada progresividad que queda tan bien sobre el papel, a la horade la verdad, los millonarios conseguirán escaquearse… Lo han hecho, lo hacen y lo van a seguir haciendo.

65% ¿le parece exagerado? Pues varios países europeos llegaron a aplicarlo… sí, y eran de izquierdas. En España, que yo recuerde se llegó al 56% con González, lo que ya es un robo. Más del 50% pasa el “punto de justicia” en mi opinión.

No puede boicotear Suiza o análogos, porque usted aunque sea muy idealista, no es tonto, y sabe perfectamente que en Suiza y análogos tienen buena parte de su fortuna los que dirigen el cotarro en la escena internacional. No se tirarán piedras contra su tejado. Y si le sale la vena revolucionaria…. Conseguirá reformas 1 – 2 países, pero con el simple hecho de que alguno de los importantes no se adhiera se crearía un dumping financiero, y los que sí lo aplican se hundirían.

Bismarck materializa el ejemplo que tumba su idea de que “la derecha va a desmontar el estado del bienestar”. El canciller vio que era necesario dicho estado del bienestar para proporcionarle estabilidad al sistema. Si recuerda Marx decía que la cuerda se tensaría tanto que acabaría rompiéndose. Bismarck hizo que uno de los extremos de la cuerda dejara de tirar de la cuerda y se fuera a ver la tele :P Por eso una derecha europea consciente no desmantelaría el estado del bienestar: y lo haría no por “solidaridad proletaria y paparruchas análogas” sino para mantener un sistema viable (una derecha idiota se acogería a ideologías irrealizables que estuvieran alejadas de la realidad, y acabaría fracasando como los soviéticos). Pero claro, ya sabe usted que los de derechas somos más “realistas”…

Realmente usted debe creer que Pepiño simplemente ejerce el papel de látigo de la oposición, y que por tanto es el cualificado para el puesto. ¿Realmente no hay nadie en el PSOE capaz de machacar a una oposición tan blandita como la de Rajoy sin dar una demostración de ignorancia, imbecilidad, y patetismo perpetuo?

Lole dijo...

Progresividad. Es cierto que las rentas altas se escapan. Pues eso hay que evitarlo en la medida de lo posible con los recursos legales al alcance.
Y en tanto no lo consigamos, que el resto siga pagando las transferencias. ¿Pero en qué cuantía? Pues en función de las respectivas rentas percibidas, es decir, siguiendo criterios progresivos. Ese era el tema que estábamos tratando, ¿recuerda?
Pues dentro de las clases medias, que no son capaces o no se molestan en evadir al fisco, unos ganan más y otros menos. Pues los primeros que aporten un porcentaje superior que los segundos. Eso es la progresividad. ¿A eso también se opone?

Porcentajes. Lo del 65% es exagerado, pues actualmente andamos bastante lejos de esa cifra. 45% es el máximo actualmente, ¿verdad?, por debajo de lo que usted denomina "punto de justicia". De nuevo le pierde la falta de moderación.

Dumping financiero. Creo recordar que hubo iniciativas a nivel de la OCDE hace pocos años (corrijame si me equivoco) para poner contra las cuerdas a los Paraísos fiscales. Seguramente con pocos resultados, pero no obstante, esa es la dirección en la que hay me moverse. Del mismo modo que hay por el mundo muchos talentos dedicados a aconsejar a las grandes fortunas y corporaciones cómo obtener mayores plusvalías toreando fiscalidades, faltan personas con conciencia social que usen su talento para aconsejar a los gobernantes a perseguir el dumping financiero.

Birmarck y demás hierbas. Buena frase: "hizo que uno de los extremos de la cuerda dejara de tirar de la cuerda y se fuera a ver la tele". Por eso y por otras cosas, consideramos que Bismarck era un fino estadista. Pero en nuestra historia contemporánea, por cada Bismarck hemos tenido cuatro tarugos dirigentes de derechas que sí han permitido que la cuerda se tensara, y alguno incluso hasta que se rompiera. Y es que en esto hay tantos grados como uno quiera. Podemos tener una clase media amplia y medianamente satisfecha, junto a una clase baja con sus necesidades básicas cubiertas. O podemos dejar que surjan tensiones sociales hasta que, fuera de control, estallen con un nuevo "Palacio de Invierno".
Y entre estos dos situaciones, podemos tener a 50.000, 500.000, o 5 millones de personas en situaciones límite.
Una derecha consciente pero despreocupada del bienestar de los ciudadanos, no desmantelará el estado del bienestar para evitar el vaticio (equivocado) de Carlos Marx, pero no tendrá reparo en quedarse más o menos cerca. Todo ello, amparándose en la idea de "mantener un sistema viable", aunque deje tirada a mucha gente.
De ahí que, por ejemplo, se intente resignar a la población sobre el fin de aquí a 25 años de las pensiones de jubilación. Cosa que es inaceptable y evitable.
Resumiendo: que Bismarck no es el paradigma del político de derechas de la Historia Contemporánea europea.

Ni creo que Pepiño dé muestras de ignorancia, imbecilidad. Lo de patetismo perpetuo sí tiene un pase. Ni tampoco creo que la oposición de Rajoy sea tan blandita.

Adamantio dijo...

Por partes:

Los porcentajes han bajado desde el 65% en que estuvieron, porque los Estado se dieron cuenta de que esas imposiciones altas no funcionaban… ergo mi teoría se refuerza: todos han aumentado su recaudación bajando los impuestos (y siendo menos ortodoxos en su ideología izquierdista).

Progresividad dentro de las clases medias… sí, pero hay que calcular si el gasto de tramitación por exceso de tramos acaba siendo mayor de lo que se ganaría para gastar en transferencias. Si el resultado es negativo, no debería aplicarse. Estamos en un supuesto en el que habría que estudiar datos concretos: teorizar en abstracto es absurdo…

La OCDE y los paraísos fiscales: lo que hubo fue un acuerdo sobre el secreto bancario, no sobre la posibilidad de escaquearse a uno de esos países (de forma legal). Se quería evitar la financiación del terrorismo y demás actos criminales, por lo que muchos paraísos fiscales aceptaron que se controlara a “clientes sospechosos de delitos terroristas o contra la seguridad internacional” … pero no a banqueros expertos en ingeniería financiera (que siguen haciendo su agosto).

Bismark: él se dio cuenta de la necesidad de una amplia clase media que estabilizara el sistema, y la derecha ha aprendido la lección. En otra frase que seguro que le gustará por su sentido gráfico: “si no puedes vencer a tu enemigo, cómpralo”. Y le repito, ninguna derecha europea es tan estúpida de desmontar la “estabilidad”, porque recuerde, la derecha tiende al conservadurismo… Las revoluciones cada dos días son más de izquierdosos :P

Pepiño… vale, si es usted católico, eche la solicitud para la beatificación, porque no ver la ignorancia de ese hombre solo puede significar que hay un milagro operando en sus ojos de forma permanente…

Y créame… Rajoy es muy blandito en su labor de oposición. Haga ciencia ficción e imagínese cómo sería una sesión de control en el Congreso en la que yo ejerciera de líder de la oposición, y le preguntara a ZP y a Rubalcaba sobre terrorismo. ¿A que ahora Rajoy ya no le parece tan duro? jajaja

Lole dijo...

Porcentajes. Todo la discusión en esta parte, empezó porque usted soltó una cifra exagerada.
Se ha ido bajando del 65 al 45 porque otros países también lo hicieron. Pura competencia fiscal para atraer capitales. De ahí al dumping social sólo hay un paso. Por eso están justificados los acuerdos internacionales para no tener que seguir reduciendo la presión fiscal, pues de lo contrario no se podrán mantener los servicios vigentes.
Obviamente cualquier reducción fiscal de un país altera la curva de Laffer de los demás países.

Yo no he dicho que haya que implantar la progresividad en las clases medias. Es que ya existe, aunque con pocos tramos.

Paraísos fiscales: si se llegó a acuerdos sobre el secreto bancario (gracias por el apunte), también se pueden llegar a acuerdos sobre otros asuntos de contenido social. Todo es una cuestión de prioridades.
Claro que los banqueros en ingeniería fiscal hacen su agosto. Es una consecuencia de la falta de globalización política ante una globalización económica. Los capitales fluyen hacia los países con cargas sociales menores, con menor presión fiscal. Y a este ritmo, ¿hasta dónde llegaremos? Y a las clases trabajadoras, que las zurzan.

Bismarck. Le repito que por cada Bismarck hemos tenido 4 tarugos que no han tenido reparo en tensar la cuerda. Y también le repito que hay muchos grados de tensión.
"la derecha tiende al conservadurismo", como por ejemplo, a no abolir las servidumbres, a mantener sufragios censitarios, a negar el voto a las mujeres, a oponerse a la jornada de 40 horas, a la existencia del salario mínimo. No ponga el fuego por el conservadurismo tradicional de la derecha. Ha metido la pata abundantemente a lo largo de la historia contemporánea. Igual que la izquierda, que todos somos humanos.

Pepiño. Gracias por faltarme el respeto. Eso que ha escrito ha estado de más.

Blandura de Rajoy. La oposición del PP se ha portado en esta legislatura con dureza en abundantes ocasiones. En el caso concreto del terrorismo (joer, si abre nuevos frentes, no vamos a acabar en la vida) también ha tenido un comportamiento más que discutible. Pero usted se debe estar refiriendo a lo de las mentiras de ZP, ¿verdad? Pues sí, Rajoy fue blando, probablemente porque él hubiera hecho lo mismo, y quizás ya haya soltado mentiras análogas en años anteriores.

Adamantio dijo...

La equiparación fiscal es uno de los deseos de la UE, pero no se ponen de acuerdo ni para el IVA…imagínese para el IRPF o el I.S. A día de hoy es algo onírico.

Ni en un millón de años conseguirá un acuerdo internacional en materia fiscal que elimine los paraísos. Una cosa es que se pongan de acuerdo contra peligros globales, como el terrorismo, el crimen organizado o el narcotráfico, y otra que vayan a dejar de jugar con los bancos offshore. Suiza se las ha arreglado para mantener su chiringuito desde 1648, y dudo que vayan a renunciar a su principal fuente de riqueza. Y como el comenté, muchos países europeos y USA tienen territorios dependientes que son paraísos fiscales… No tirarán piedras contra su tejado.

El ejemplo de Bismark era para demostrarle que no va llegar un partido de derechas y ponerle el cartel de cierre al estado social. Sería un suicidio. Y la “malvada derecha” será odiosa, pero no suicida :P

Pepiño: no le he faltado al respeto. Si usted ve una entrevista de Pepiño, y aún así cree que no es ignorante y con poca inteligencia, es que o no quiere ver la realidad, o que es un querubín atrapado en el cuerpo de un humano, y que por tanto solo puede ver cosas buenas en los demás… Hay otros progres a los que les concedería el beneficio de la duda (Carmen Calvo y su pixi dixi)… ¿pero Pepiño….?

Rajoy ha sido demasiado blandito. O tal vez es que yo le vea que solo ha dado unos cuantos mamporros en lugar de asestar “golpes de francotirador”, elegantes, precisos y brutalmente más destructivos. Le repito, imagíneme a mí en el Congreso hablando de cualquier tema con ZP…¿cree usted que se me escapa vivo? Jajaja. Pido perdón por la prepotencia de ponerme como ejemplo, pero usted ya ha visto durante meses que no destaco precisamente por mi piedad cristiana, ni por dar golpes huecos (como sí hace Rajoy).

Y sí, creo que deberíamos ir cerrando alguna de las múltiples conversaciones abiertas…

Ideas Libérrimas - 2008 -